• El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, en una conferencia en Nueva Zelanda, 12 de mayo de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 12 de mayo de 2019 22:30

El titular de la ONU, Antonio Guterres, ha sido informado de las consecuencias de la activación del título III de la Ley Helms-Burton, dice su vocero.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) “está al tanto” de lo que causará la activación desde el 2 mayo de la Helms-Burton por parte de EE.UU., ha escrito este domingo la agencia cubana de noticias Prensa Latina en su página web, citando al portavoz adjunto de Guterres, Farhan Haq.

El vocero ha confirmado al medio cubano que Guterres sostuvo una reunión a inicios de la semana anterior con la embajadora cubana ante la ONU, Ana Silvia Rodríguez, en la que discutieron sobre la Helms-Burton, cuya activación ha sido motivo de un sinnúmero de rechazos.

Al respecto, Haq ha subrayado que las medidas económicas unilaterales que adoptan Estados miembros de la ONU “deben ser coherentes con los principios y normas del derecho internacional”.

Al entrar en vigor el Título III de la ley Helms-Burton —nombrada así por sus promotores republicanos, los congresistas Jesse Helms y Dan Burton— los cubanos exiliados en EE.UU. y empresas en ese país norteamericano pueden demandar a quienes se beneficiaron de las nacionalizaciones hechas tras la victoria de la Revolución cubana en 1959.

 

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, denunció el 3 de mayo que la aplicación de dicha ley busca “asfixiar” a la isla, además de atacar “la soberanía de terceros países” que hacen negocios con La Habana.

En este sentido, la Unión Europea (UE) puso de relieve que la aplicación extraterritorial de la Helms-Burton contraviene el derecho internacional y aseguró la defensa de las empresas europeas que trabajan con La Habana ante posibles consecuencias de dicha normativa estadounidense.

Si bien el bloqueo de EE.UU. contra Cuba se ha mantenido vigente, todas las administraciones estadounidenses desde 1996 suspendieron la aplicación de dicho título, debido a los daños que puede ocasionar a los intereses corporativos.

Pero, desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, ha tratado de acabar con el mejoramiento de las relaciones EE.UU.-Cuba, impulsado por su antecesor Barack Obama.

ncl/rha/fmk/alg

Comentarios