• La gente camina por la calle después de que fuertes olas golpearan la costa en la playa de Siboney (este de Santiago de Cuba) luego de la llegada del huracán Matthew, 4 de octubre de 2016.
Publicada: miércoles, 12 de octubre de 2016 17:25
Actualizada: jueves, 13 de octubre de 2016 3:55

El huracán Matthew dejó una estela de muerte en el Caribe, excepto en Cuba, lo que muestra el exitoso y efectivo sistema antihuracanes del país caribeño.

El mencionado desastre natural se cobró centenares de vidas en la región caribeña y en la costa atlántica de Estados Unidos, y causó graves daños materiales. En Cuba, sin embargo, pese a millonarios destrozos, no dejó ninguna pérdida humana, gracias a un sistema de prevención muy efectivo, pese a carecer de grandes recursos y de tecnología.

"Cuba dispone de protocolos excepcionales, tanto en la preparación como en la implementación. Es una gestión muy organizada, y todas las medidas que se adoptan tienen como prioridad salvar vidas humanas", ha explicado hoy miércoles a la agencia francesa de noticias AFP la directora en Cuba del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Laura Melo.

Cuba dispone de protocolos excepcionales, tanto en la preparación como en la implementación. Es una gestión muy organizada, y todas las medidas que se adoptan tienen como prioridad salvar vidas humanas", explica la directora del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Cuba, Laura Melo.

Reconocido internacionalmente, el dispositivo cubano contra desastres combina la solidaridad con la organización y disciplina militar, y los medios de comunicación —que están bajo control del Estado— también son activados para informar de manera ininterrumpida durante el paso de un huracán.

A partir de la experiencia del huracán Flora, que dejó 1200 muertos en 1963, la Defensa Civil realiza anualmente un ejercicio nacional contra desastres naturales, previo al comienzo de la temporada ciclónica en el Atlántico, que va del 1 de junio al 30 de noviembre.

 

En cada uno de los 168 municipios, la Defensa Civil moviliza al Ejército, brigadas de voluntarios, responsables del partido único, de los Gobiernos provinciales y locales, así como bomberos y socorristas de la Cruz Roja.

Melo describe este sistema como "piramidal pero integrado", con cada persona asumiendo su papel. Esta vez, por otra parte, Cuba ha tenido suerte. Inicialmente el huracán se dirigía a ciudades densamente pobladas, como Guantánamo o Santiago de Cuba, pero a última hora se desvió al este tras su paso por Haití. Además, los cubanos, sobre todo los de provincia de La Habana, son solidarios y mantienen estrechos lazos con sus vecinos.

mnz/mla/snr/nal

Commentarios