• El líder norcoreano, Kim Jong-un, ofrece un discurso en una reunión del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte en Pyongyang, 8 de abril de 2021. (Foto: AP)
Publicada: domingo, 2 de mayo de 2021 5:49

Corea del Norte advierte que EE.UU. enfrentará “una situación muy grave” por la tozudez de Biden a seguir la política retrógrada de la Guerra Fría en su contra.

Kwon Jong-gun, director general del Departamento de Asuntos Estadounidenses del Ministerio de Asuntos Exteriores norcoreano, ha dicho este domingo que el presidente norteamericano, Joe Biden, ha “cometido un gran error”, al tildar de una seria amenaza el programa nuclear de Pyongyang, para después advertirle de que se enfrentará a una “crisis cada vez peor que puede salirse fuera de control”.

En su primer discurso ofrecido el miércoles ante el Congreso de EE.UU., Biden prometió que trabajaría con sus aliados para atajar las “serias amenazas” que representan Corea del Norte e Irán a través de la diplomacia y la disuasión severa.

Ante esta tesitura, Kwon ha subrayado que viendo cómo se ha perfilado la nueva política estadounidense a seguir con respecto al país asiático, a Pyongyang no le queda otra que impulsar medidas correspondientes que, con el paso de tiempo, se dirigirán a presionar Estados Unidos a fin de que reconsidere su enfoque erróneo.  

 

En este contexto, ha precisado que Washington “se enfrentará a una crisis cada vez peor que puede salirse fuera de control en un futuro cercano, si se dispone a abordar las relaciones entre Corea del Norte y EE.UU. manteniendo la política retrógrada basada en la perspectiva y el punto de vista de la Guerra Fría”.

El funcionario norcoreano ha dicho que la “diplomacia” y la “disuasión severa” que el líder demócrata prometió utilizar para abordar las supuestas amenazas provenientes de Corea del Norte son “una publicidad espuria” para que Washington pueda “encubrir sus actos hostiles”.

En reiteradas ocasiones, las autoridades norcoreanas han mostrado su total rechazo a las “provocaciones” de EE.UU. y Corea del Sur, entre ellas sus maniobras militares conjuntas en la península coreana, puesto que las considera como un preludio a una invasión terrestre, ante los cuales se reserva el derecho de fortalecer su poderío defensivo.

Desde que Biden asumió el cargo en enero, ha venido catalogando las pruebas de misiles lanzadas por Pyongyang como una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) y advirtiéndole que Washington tiene la opción de una escalada, sin embargo, prefiere la senda diplomática que conduzca a la desnuclearización de este país asiático.

El predecesor de Biden, Donald Trump, se reunió durante su mandato con el líder norcoreano, Kim Jong-un, en tres ocasiones entre el 2018 y el 2019 con la esperanza de convencer a Pyongyang de que permita un desarme nuclear en la península de Corea. No obstante, los diálogos fracasaron por la postura inflexible de Washington en las negociaciones, como evidencia su rechazo a la petición de Pyongyang de levantar parte de las sanciones impuestas en su contra.

krd/ctl/mkh