• El presidente de EE.UU., Joe Biden, ofrece un discurso en el Congreso del país norteamericano, situado en Washington D.C, 28 de abril de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 29 de abril de 2021 5:10

El presidente Biden afirma que EE.UU. no busca escalar tensiones con Rusia y China, aunque advierte que cualquier acción de ambas partes tendrá sus consecuencias.

En su primer discurso ofrecido el miércoles en el Congreso en una sesión conjunta de la Cámara de Representantes y el Senado, en la víspera de cumplir cien días en la Casa Blanca, el presidente estadounidense, Joe Biden, se ha refreído a sus recientes conversaciones con sus homólogos de Rusia y China, Vladimir Putin y Xi Jinping, respectivamente.

De acuerdo a sus declaraciones, Biden ha dejado en claro a Putin que no desea una escalada del conflicto entre EE.UU. y Rusia. Sin embargo, le ha advertiod que cualquier acción de Moscú tendrá consecuencias.

“Respondí de manera directa y proporcionada a la interferencia de Rusia en nuestras elecciones y a los ciberataques a nuestro Gobierno y empresas”, ha dicho el líder demócrata, refiriéndose a las sanciones que la maquinaria punitiva estadounidense impuso recientemente a Rusia.

Sin embargo, ha precisado que ambos países pueden cooperar juntos en beneficio mutuo, como se ha hecho en la reciente prolongación del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, también conocido como Nuevo START o START III, suscrita entre Rusia y Estados Unidos.

 

En otra parte de su alocución, Biden también ha afirmado que le dijo a su homólogo chino, Xi Jinping, que Washington mantendrá una fuerte presencia militar en la región del Indo-Pacífico “tal como lo hacemos con la OTAN [Organización del Tratado del Atlántico Norte] en Europa, no para iniciar un conflicto, sino para prevenirlo”.

El inquilino de la Casa Blanca ha identificado repetidamente la competencia con el gigante asiático como el mayor desafío de política exterior que enfrenta el país norteamericano, prometiendo impulsar el desarrollo tecnológico y el comercio. “China y otros países se están acercando rápidamente. Tenemos que desarrollar y dominar los productos y tecnologías del futuro”, ha aseverado.

Además, ha adelantado que Washington trabajará con sus aliados y socios para responder a las supuestas amenazas que suponen Irán y Corea del Norte para sus intereses extraregionales, “a través de la diplomacia y una férrea disuasión”.

El mandatario estadounidense también ha mencionado la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, que estará completada para el próximo septiembre cuando se cumple el vigésimo aniversario de los ataques del 11-S, subrayando que dicha guerra nunca debería haber durado tanto.

krd/hnb