• El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, asiste a un acto en Hanói, Vietnam, 2 de marzo de 2019. (Foto: Reuters)
Publicada: domingo, 16 de junio de 2019 15:59
Actualizada: lunes, 17 de junio de 2019 9:07

Corea del Norte critica la actitud “hipócrita” de EE.UU. hacia Irán, al imponer al país persa sanciones después de ofrecerle dialogar sin precondiciones.

El 7 de junio, el Departamento estadounidense del Tesoro anunció la imposición de embargos al mayor grupo petroquímico persa, la Compañía de Industrias Petroquímicas del Golfo Pérsico (PGPIC, por sus siglas en inglés).

La Cartera norteamericana realizó el anuncio una semana después de que el secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, manifestara la disposición de su país “a participar en una conversación sin condiciones previas” con Irán.

La Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA, por sus siglas en inglés) ha tachado este domingo de “hipócrita” dicha actitud incoherente de Washington citando unos comentarios que realizó el portavoz del Ministerio de Exteriores de Irán, Seyed Abás Musavi, quien tildó la propuesta de diálogo de EE.UU. de “absurda”.

Leer más: Irán: Nueva sanción de EEUU revela su absurdo llamado al diálogo

Las recién anunciadas sanciones estadounidenses contra la PGPIC se suman a otras anteriores en el marco de los esfuerzos de Washington, durante el año pasado, por asfixiar la economía de Irán después de su salida del acuerdo nuclear —conocido oficialmente como el Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)— suscrito en 2015 por Teherán y el Grupo 5+1, que entonces integraban EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania.

Al igual que Irán, Corea del Norte es blanco de las presiones y el bloqueo económico de EE.UU., que recurre a acusaciones fabricadas para imponer injustas e ilegales sanciones a cualquier pueblo que opte por preservar su independencia en un claro desafío a las pretensiones imperialistas del país norteamericano.


El presidente de EE.UU., Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, han mantenido hasta el momento dos cumbres —en Singapur y Vietnam— para aliviar las tensiones bilaterales.

En la cumbre de Singapur, Trump dijo que levantaría las sanciones y garantizaría la seguridad de Corea del Norte a cambio de su desnuclearización. No obstante, no ha cumplido su promesa y ha anunciado nuevos embargos contra Pyongyang.

En la actualidad, EE.UU. ha manifestado, una y otra vez, su deseo de que los responsables iraníes y norcoreanos vuelvan a renegociar.

Pyongyang ha optado por no retomar los diálogos con la parte norteamericana a menos que el Gobierno de Trump abandone lo que Pyongyang considera demandas unilaterales de desarme.

Por su parte, Teherán ha descartado la posibilidad de un diálogo con EE.UU. Esta semana, el Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, ha dicho que Irán “no repetirá la amarga experiencia” de las negociaciones previas con los estadounidenses.

Anteriormente, el presidente persa, Hasan Rohani, había recordado a Pyongyang la violación del PIAC, para luego advertir que Washington es “poco fiable e inestable en todo el mundo, ya que no cumple ninguna de sus obligaciones”.

tqi/anz/fdd/hnb

Comentarios