• El misil Hyunmu-2, lanzado por el Ejército surcoreano desde un sitio desconocido durante un ejercicio militar, 4 de septiembre de 2017.
Publicada: lunes, 4 de septiembre de 2017 22:04
Actualizada: martes, 5 de septiembre de 2017 18:15

Ante las nuevas provocaciones norcoreanas, Washington y Seúl acuerdan eliminar las limitaciones al peso de ojivas para los misiles desplegados en Corea del Sur.

Según ha informado la agencia surcoreana Yonhap, el acuerdo fue logrado este lunes durante una conversación telefónica entre el presidente de EE.UU., Donald Trump, y su homólogo de Corea del Sur, Moon Jae-in, en la que han debatido "medidas de respuesta" frente al ensayo nuclear norcoreano del domingo.

Conforme a este acuerdo, Corea del Sur será autorizado a crear misiles con alcance de hasta 800 kilómetros y ojivas de hasta 500 kilogramos de peso. 

Este tema ha sido objeto de debate durante semanas en una serie de contactos mantenidos por representantes de los departamentos de Defensa y Exteriores de EE.UU. y Corea del Sur.

Ambos mandatarios han decidido, además, aplicar presiones más fuertes sobre Corea del Norte para detener su avance nuclear e impulsar una resolución de sanciones en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) como parte de estos esfuerzos.    

En esta conversación, Trump también mostró la luz verde para la venta de "miles de millones" de dólares de equipamiento estadounidense para contrarrestar la supuesta amenaza de Corea del Norte

Este acuerdo se logra el mismo día en que el ministro de Defensa surcoreano, Chang Kyung-soo, ha comunicado la decisión de Seúl y Washington de reforzar la defensa antimisiles en el territorio surcoreano, mediante el despliegue de cuatro lanzadores adicionales del sistema estadounidense Defensa Terminal a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés).

 

El domingo, las alarmas sonaron a nivel mundial, tras el anuncio de Corea del Norte de haber realizado su más potente “exitoso ensayo de una bomba de hidrógeno que puede ser instalada en Misil Balístico Intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés)”.

Las autoridades norcoreanas afirman que sus pruebas tienen carácter disuasivo y defienden su “derecho a la autodefensa” ante las “intenciones hostiles” de EE.UU. en su contra, como las maniobras militares conjuntas Washington-Seúl en la península de Corea.

myd/ncl/snz/hnb

Comentarios