• El excomandante de la antigua guerrilla de las FARC Luciano Marín, conocido como “Iván Márquez”, en su despacho.
Publicada: martes, 21 de mayo de 2019 9:21
Actualizada: martes, 21 de mayo de 2019 17:54

El excomandante de la FARC Iván Márquez afirmó que fue un grave error haber entregado las armas a un Estado “tramposo” como Colombia.

“Fue un grave error haber entregado las armas a un Estado tramposo, confiados en la buena fe de la contraparte”, señaló el lunes el número dos de la antigua guerrilla de las FARC, Luciano Marín, conocido como “Iván Márquez”, a través de una carta publicada en su cuenta de Twitter.

En su misiva, el que fuera jefe de la delegación de paz de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en los diálogos de La Habana, capital de Cuba, insistió en que el Estado colombiano traicionó el sueño de paz de millones que buscaban poner fin a más medio siglo de confrontación.

Márquez escribe de este modo para poner de manifiesto su total repudió a la recaptura del exlíder de las FARC Seuxis Paucias Hernández, más conocido como Jesús Santrich, quien fue detenido el viernes por agentes de la Fiscalía General de la Nación después de que abandonara la cárcel La Picota, ubicada en Bogotá (capital colombiana).

Un grave error haber entregado las armas a un Estado tramposo, confiados en la buena fe de la contraparte”, escribió el número dos de la antigua guerrilla de las FARC, Iván Márquez, en señal de rechazo por la recaptura de otro miembro de este exgrupo armado colombiano.

En su feroz crítica a la gestión del Ejecutivo de Iván Duque de la herencia pacífica de la paz recibida de parte de su antecesor en el cargo presidencial, Juan Manuel Santos, lamentó que los entonces miembros de las FARC pecaron de ingenuidad al no escuchar las advertencias de otros líderes históricos de la exguerrilla que aseguraban, en su momento, que “las armas eran la única garantía del cumplimiento de los acuerdos” hasta que se implementara en su totalidad el convenio de paz firmado en noviembre de 2016 con el entonces Gobierno colombiano.

Asimismo, condenó que su compañero de la otrora guerrilla fuera dopado “hasta causarle inconsciencia, llevándolo al borde de la muerte”.

También instó al presidente Duque a “no dinamitar la independencia de poderes con ese odio sordo que solo busca hacer trizas y dejar sin efecto el Acuerdo de Paz de La Habana”, en referencia al supuesto abuso de autoridad por parte del Ministerio Fiscal colombiano.

krd/rha/msm/alg

Comentarios