• Casco de un submarino en un dique flotante en el astrillero Huludao en provincia de Liaoning, ubicada en el noreste de China. (Foto: AllSource Analysis)
Publicada: domingo, 22 de mayo de 2022 20:43
Actualizada: domingo, 22 de mayo de 2022 21:59

China toma notas del conflicto en Ucrania y acelera la construcción de buques militares, mientras que aumenta el riesgo de una guerra por Taiwán, revela un medio.

Según un informe emitido este domingo por el diario local South China Morning Post (SCMP), anexando unas imágenes satelitales, Pekín ha reanudado la construcción de buques en astilleros administrados por el conglomerado China State Shipbuilding Corporation (CSSC, por sus siglas en inglés).

Las imágenes también muestran que la construcción del destructor Tipo 003 en el astillero Jiangnan (Shanghái) casi ha terminado, mientras que en otra fotografía se puede ver dos submarinos Tipo 094 y un submarino Tipo 093 en el astillero Huludao en la provincia de Liaoning, ubicada en el noreste del territorio chino.

La noticia sale a la luz, después de que la construcción de buques de la Armada del gigante asiático sufrió interrupciones debido al brote del coronavirus, causante de la COVID-19, lo que, a su vez, desembocó en demoras en las entregas de varios navíos militares.

 

Conforme a Ni Lexiong, experto marítimo de la Universidad de Ciencias Políticas y Derecho (Shanghái), citado por el medio, China trata de superar los retrasos causados por la crisis sanitaria, tomando como referencia la crisis ucraniana, agravada tras inicio de la operación militar rusa.

Esto, debido a que “muchos sistemas de armas convencionales y conceptos de combate del Ejército Popular de Liberación han sido heredados o copiados del predecesor militar de Rusia, el Ejército de la Unión Soviética”, ha hecho hincapié el analista.

Es más, ha enfatizado que la pugna del país europeo ha escalado las tensiones entre China y EE.UU., lo que ha obligado a Pekín a “prepararse para lo peor, mientras el riesgo de una posible guerra por Taiwán está aumentando”.

El gigante asiático, que aún su principal prioridad sigue siendo la reunificación de la isla, ha denunciado en reiteradas ocasiones las provocaciones de Washington y su postura hacia autoridades separatistas de Taipéi.

De hecho, el Gobierno de Pekín ha advertido que adoptará todas las medidas necesarias para salvaguardar su seguridad y su integridad territorial.

mdh/ctl/hnb