• El ministro chino de Exteriores, Wang Yi. (Foto: AP)
Publicada: viernes, 8 de abril de 2022 9:42

China cuestiona la intención proclamada por los países occidentales de defender la paz en Ucrania, mientras al mismo tiempo proporcionan armas a este país.

En una conversación telefónica mantenida el jueves, el asesor diplomático del presidente francés, Emmanuel Bonne, y el canciller chino, Wang Yi, expresaron sus preocupaciones por el impacto negativo de la crisis de Ucrania, disparada tras la operación militar rusa.

El jefe de la Diplomacia china denunció la retórica del Occidente sobre la pugna, lo que, a su juicio, solo “estimula” una mayor intensificación de los conflictos.

“No podemos pedir a gritos un alto el fuego para detener la guerra mientras transportamos continuamente un gran número de armas y equipos avanzados para intensificarla aún más”, aseveró Wang Yi, agregando que no se puede reclamar el apoyo al diálogo de paz, mientras se impone “sanciones unilaterales sin fondo”.

 

De acuerdo con el titular chino, la crisis de Ucrania tiene su origen en el desequilibrio de la seguridad de Europa en última instancia, y se necesita reconstruirse un marco de seguridad europeo equilibrado, eficaz y sostenible, basado en el principio de indivisibilidad de la seguridad.

Al llamar a todas las partes a crear el entorno y las condiciones necesarias para promover las conversaciones de paz y no instigar para “avivar las llamas”, destacó que Pekín espera un pronto alto el fuego y el restablecimiento de la paz, por lo que está haciendo esfuerzos a su manera.

Desde el inicio de la operación militar de Rusia el 24 de febrero, Occidente, encabezado por Estados Unidos, sigue suministrando armas a Ucrania ante la capacidad militar rusa.

En este contexto, el jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense, Mark Milley, anunció el mismo jueves que Kiev había recibido alrededor de 25 000 sistemas de armas antiaéreas del país norteamericano y sus aliados.

Moscú advierte a Washington y sus aliados que los suministros de armas a Ucrania no solo son un movimiento peligroso, sino que suponen acciones que convierten a los convoyes pertinentes en objetivos legítimos.

mdh/tqi