• El Instituto de Virología de Wuhan, China. (Foto: rtve)
Publicada: lunes, 24 de mayo de 2021 17:19

China rechaza las afirmaciones de un diario estadounidense que afirma que tres científicos en Wuhan enfermaron por coronavirus en noviembre de 2019.

El domingo, el diario estadounidense The Wall Street Journal, citando fuentes de la Inteligencia de EE.UU., informó de que tres científicos del Instituto de Virología de la ciudad china de Wuhan tuvieran síntomas similares al virus Sars-Cov-2, que provoca la COVID-19, en el otoño de 2019.

El diario alegó que alcanzó dichos datos a través de un informe elaborado por el Departamento de Estado de EE.UU. en los últimos días de la Administración del expresidente estadounidense Donald Trump.

La respuesta de China no ha tardado en llegar y ha sido el portavoz de la Cancillería china Zhao Lijian el encargado de transmitirla.

“No hubo ningún caso de COVID-19 en ese centro en el otoño de 2019. La noticia es completamente falsa, ha asegurado Zhao este lunes en una rueda de prensa en Pekín, capital china.

 

EEUU trata de “desviar la atención” de su laboratorio militar en Maryland

Para Zhao, dichas retóricas no demuestran la preocupación de Washington por el origen del virus, sino están destinadas a “desviar la atención”, ha señalado, recordando las preguntas no respondidas sobre el laboratorio militar de enfermedades infecciosas de Fort Detrick, en Maryland (EE.UU.).

De hecho, las autoridades chinas han insistido repetidamente en que la pandemia del coronavirus no comenzó en el país asiático y que el virus podría haberse originado en Fort Detrick.

El Instituto de Virología de Wuhan, conforme al vocero, realizó en marzo investigaciones, cuyos resultados demostraron que no se habían detectado infecciones por el coronavirus, causante de la COVID-19, hasta el 30 de diciembre de 2019 y que hasta el 23 de marzo de 2021 ningún personal de esa instalación se había contagiado del coronavirus.

Por su parte, el canciller chino, Wang Yi, dijo ayer a la prensa que “EE.UU. sigue promocionando la teoría de la fuga [de virus Sars-Cov-2] del laboratorio”, para luego acordar que un grupo de especialistas internacionales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en una visita organizada en febrero consideró que es “extremadamente improbable” que la COVID-19 se filtrara desde un laboratorio.

En abril de 2020, el entonces presidente de EE.UU., Donald Trump, que trató repetidamente de vincular el virus con China llamándolo, incluso, “virus de China” o el “virus de Wuhan”, insinuó que su Administración había iniciado una investigación para determinar, si el patógeno letal, estaba relacionado con el laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan, en el país asiático.

No obstante, varios especialistas y observadores plantean la posibilidad de que EE.UU. haya creado la COVID-19. Philip Giraldi, exfuncionario de la Agencia Central de Inteligencia del país norteamericano (CIA, por sus siglas en inglés) opina que el nuevo coronavirus es resultado de una colaboración entre EE.UU. e Israel para crear un arma de guerra biológica para dañar a China.

mmo/tqi/mkh