• Un bombardero estratégico B-52 de EE.UU. sobrevuela las costas de Guam, en el océano Pacífico, durante un ejercicio militar.
Publicada: viernes, 15 de marzo de 2019 18:17
Actualizada: sábado, 16 de marzo de 2019 19:15

EE.UU. ha enviado al mar de la China Meridional, por segunda vez en poco más de una semana, dos bombarderos estratégicos B-52 con capacidad nuclear.

“Dos bombarderos Stratofortress B-52H despegaron de la Base Andersen de la Fuerza Aérea, en Guam (en el oeste del océano Pacífico), y realizaron un entrenamiento rutinario en las cercanías del mar de la China Meridional el 13 de marzo de 2019 (hora local de Hawái), antes de regresar al aeródromo”, reza un comunicado de la Fuerza Aérea del Pacífico de EE.UU. emitido el jueves.

En la nota se agrega que la aviación estadounidense opera regularmente en el mar del Sur de China para apoyar a los aliados de Washington y contribuir a mantener la región Indo-Pacífica “libre y abierta”.

El Comando Indo-Pacífico norteamericano ha estado navegando en aguas del mar de la China Meridional desde 2004 para tranquilizar a los aliados de EE.UU. en la región y mostrar músculo contra posibles adversarios como China y Corea del Norte.

El pasado 4 de marzo, otro bombardero supersónico estadounidense, un B-52H, llevó a cabo una misión de “capacitación” en las cercanías del mismo mar, que Pekín reclama casi en su totalidad y a través del cual pasa un volumen comercial anual de billones de dólares.

Dos bombarderos Stratofortress B-52H despegaron de la Base Andersen de la Fuerza Aérea, en Guam (en el oeste del océano Pacífico), y realizaron un entrenamiento rutinario en las cercanías del mar de la China Meridional el 13 de marzo de 2019 (hora local de Hawái), antes de regresar al aeródromo”, reza un comunicado de la Fuerza Aérea del Pacífico de EE.UU.

 

Este mar, bajo el cual hay vastas reservas de petróleo y gas, es en parte reclamado por Taiwán, Brunéi, Vietnam, Malasia y la República de las Filipinas. China reclama en él sus derechos sobre las islas Paracelso (Xisha, en chino) y siete islas artificiales del archipiélago Spratly (Nansha, en chino).

La región es escenario de incesantes tensiones entre China y EE.UU. En los últimos años, Washington ha enviado varias veces buques y aviones de guerra a las proximidades de los islotes controlados por Pekín so pretexto de defender “la libertad de navegación”.

El gigante asiático, no obstante, rechaza tal excusa y ve como “provocativa” la presencia militar estadounidense en la zona. Acusa además a Washington de violar su soberanía y de pretender controlar las aguas de la región.

ftm/mla/nlr/mkh

Comentarios