• El presidente de China, Xi Jinping, pronuncia un discurso tras la toma de posesión de la nueva jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, 1 de julio de 2017.
Publicada: sábado, 1 de julio de 2017 5:40
Actualizada: domingo, 2 de julio de 2017 2:45

El presidente chino advierte de los esfuerzos para usar a Hong Kong para sabotear a China después de que estallara una guerra de palabras entre Pekín y Londres.

“Todos los esfuerzos para poner en peligro la soberanía nacional, para desafiar a la autoridad del Gobierno central y la Ley Fundamental de Hong Kong, y para utilizar a Hong Kong para penetrar o sabotear a China continental, cruzan una línea roja y son absolutamente inadmisibles”, ha declarado este sábado el mandatario chino, Xi Jinping.

El jefe chino de Estado, que hablaba en el acto de investidura de la nueva jefa del Gobierno regional hongkonés, Carrie Lam, ha destacado que Hong Kong tiene “más derechos democráticos y libertades que en ningún otro momento de su historia”.

El discurso de Xi, en el centro de convenciones de Hong Kong, donde preside actos de celebración del 20º aniversario de la devolución de la excolonia británica, se ha desarrollado en medio de marchas a favor y en contra de Pekín cerca del lugar del evento, donde se produjo un altercado entre los activistas de ambos lados.

Todos los esfuerzos para poner en peligro la soberanía nacional, para desafiar a la autoridad del Gobierno central y la Ley Fundamental de Hong Kong, y para utilizar a Hong Kong para penetrar o sabotear a China continental, cruzan una línea roja y son absolutamente inadmisibles”, ha declarado el presidente chino, Xi Jinping.

 

La advertencia de Xi se ha producido después de que grupos de jóvenes detractores de las políticas de China reclamaran autonomía o incluso la independencia de Hong Kong.

El viernes, el gigante asiático hizo la misma advertencia, rechazando los comentarios “injerencistas” del ministro británico de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, sobre Hong Kong.

“Mientras miramos hacia el futuro, el Reino Unido espera que Hong Kong haga más progresos hacia un sistema de gobierno plenamente democrático y responsable”, dijo el jueves el máximo diplomático británico, reafirmando el compromiso de Londres con Hong Kong.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Lu Kang, no tardó en responder a estas palabras enfatizando que “el Reino Unido no tiene soberanía, ni poder para gobernar o supervisar a Hong Kong tras la entrega”.

Lu destacó el éxito de Hong Kong y de la fórmula “un país, dos sistemas” durante los 20 años desde su regreso a China, y subrayó que los extranjeros no deberían hacer comentarios “incorrectos” al respecto.

El Reino Unido traspasó en 1997 el control de Hong Kong a China, con un gobierno basado en “un país, dos sistemas” que permite que la región tenga sus propias instituciones legislativas, ejecutivas y judiciales independientes de China. Pekín insiste en que Hong Kong es parte de su territorio. 

ftm/anz/hnb

Comentarios