• El presidente chileno, Sebastián Piñera, se dirige a la nación en Santiago, la capital, 17 de noviembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 18 de noviembre de 2019 18:24
Actualizada: lunes, 18 de noviembre de 2019 19:00

Un sondeo revela que el 85 % de los chilenos no aprueba la gestión de Piñera, 5 % más que en el mes de octubre, en medio del estallido popular.

Una encuesta realizada por el tracking mensual chileno Pulso Ciudadano muestra que el rechazo popular al presidente Sebastián Piñera ha llegado al 85 %, al cumplirse un mes de las protestas surgidas por el alza de los precios de las tarifas del metro.

El sondeo indica que solo el 9,6 % del pueblo chileno está satisfecho con la gestión del mandatario, una cifra menor que la revelada por un estudio de Cadem del pasado octubre, cuando el rechazo se situaba en el 78 % y la aprobación en el 14 %.

LEER MÁS: Sondeo: La mayoría de chilenos no confía en palabras de Piñera

Para calmar el descontento del pueblo, la semana pasada, el Gobierno y la oposición chilenos llegaron a un acuerdo para redactar una nueva Constitución, empero, muchas organizaciones sociales y políticas expresaron su repudio, argumentando que la iniciativa no satisface los intereses de los manifestantes.

LEER MÁS: Parlamento chileno aprueba plebiscito para nueva Constitución

LEER MÁS: Protestas no paran en Chile; piden cambio completo de Constitución

 

En este contexto, el sondeo expresa que casi 71,6 % de los encuestados piensa que el papel de Piñera en las negociaciones para la nueva Constitución fue malo o muy malo.

Ahora, la demanda de los manifestantes chilenos es que el Estado tenga una mayor participación en la provisión de bienes básicos. Los analistas coinciden en que una nueva Constitución no resolvería todos los problemas, pero sería un primer paso muy importante.

LEER MÁS: ‘Chilenos están hartos del Gobierno neoliberal de Piñera’

La actual Constitución chilena data de 1980 y, aunque fue modificada varias veces, se considera como una herencia de la dictadura de Augusto Pinochet, además de consolidar un papel residual del Estado en la provisión de servicios básicos, que justamente es uno de los motivos de las protestas.

nlr/ctl/myd/mjs

Comentarios