• ‘Marchas en Brasil pueden impulsar impeachment contra Bolsonaro’
Publicada: domingo, 30 de mayo de 2021 0:27
Actualizada: domingo, 30 de mayo de 2021 1:45

La continuación de las masivas marchas podría conllevar al juicio político (impeachment) contra el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dice un analista.

Convocadas por las centrales sindicales, los partidos de izquierda y diversos movimientos sociales, los brasileños se movilizaron masivamente en más de 200 ciudades de todo el país, incluida Brasilia, la capital, para exigir la dimisión de Bolsonaro por su política “genocida” ante la pandemia del coronavirus, causante de la COVID-19, que ha dejado casi 460 000 muertos.

El experto en temas internacionales Beto Almeida, en una entrevista concedida el sábado a la cadena HispanTV, indicó que un juicio político contra Bolsonaro no será fácil, pues el ultraderechista de Brasil “ha comprado una base parlamentaria con mucha plata” y “eso le da una especie de protección”.

“Bolsonaro tiene el control sobre el Congreso, pero la continuación de las manifestaciones masivas, como las de este sábado, puede presionar a los miembros del Congreso cambiar su posición”, opinó Almeida.

De acuerdo con el entrevistado, además de la pandemia y “el número espantoso de muertes”, “la irresponsabilidad criminal de Bolsonaro” crece en los sondeos ante la esperanza de recuperar una política de reducción de las diferencias sociales, de inversión en la educación, en la salud.

 

Bajo el liderazgo de Bolsonaro, quien ha afirmaba que la COVID-19 no es más que una “gripecita”, colapsaron las unidades de cuidados intensivos. A eso se suman vacunas retrasadas, escasez de oxígeno, tratamientos ineficaces contra el mal. Ahora, una comisión del Senado está investigando la gestión de su Gobierno en uno de los peores brotes de coronavirus del mundo.

Almeida subrayó que estas investigaciones se iniciaron cuando hallaron pruebas evidentes de que el presidente “tenía mucha más culpa de lo que parecía inicialmente”.

Bolsonaro, de acuerdo con el analista, “se ha negado a formular una política de estado, lo que es un derecho de la sociedad brasileña de tener una política pública de salud para defenderse para ser protegida. Es un derecho. Es una obligación de Estado”, remarcó.

La comisión de investigación parlamentaria descubrió que el Estado no compró oxígeno ni aparatos respiradores y tampoco invirtió en las vacunas, denunció Almeida.

Muchos expertos en salud pública han culpado al Gobierno de Bolsonaro. Un estudio de la Universidad de Sao Paulo y el grupo de derechos humanos Conectas calificó incluso su gestión del mandatario ultraderechista como una “estrategia institucional para propagar el coronavirus en el país”.

Fuente: HispanTV Noticias

ask/ncl/rba