• La izquierda brasileña se moviliza por primera vez contra Bolsonaro
Publicada: sábado, 29 de mayo de 2021 21:34
Actualizada: domingo, 30 de mayo de 2021 9:01

La izquierda brasileña se unió y por primera vez salió el sábado a las calles para expresar su rechazo al Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro.

Convocadas por las centrales sindicales, los partidos de izquierda y diversos movimientos sociales, los brasileños se movilizaron masivamente en más de 200 ciudades de todo el país, incluida Brasilia, la capital, para exigir la dimisión de Bolsonaro por su política “genocida” ante la pandemia del coronavirus, causante de la COVID-19, que ha dejado casi 460 000 muertos.

“Fuera Bolsonaro”, “Bolsonaro genocida” y “Si un pueblo protesta en medio de la pandemia es porque su Gobierno es más peligroso que el virus” se leía en algunas de las pancartas que portaban los indignados. También hubo alusiones al aumento de la pobreza y el hambre, con frases como “Cementerios llenos, neveras vacías”. Asimismo, se escucharon lemas a favor del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011).

Algunas marchas fueron reprimidas por los agentes de la Policía militar, que lanzaron gas lacrimógeno, gas pimienta, bombas y balas de goma contra los manifestantes. Un número aún no determinado de los ciudadanos resultó herido o detenido.

La izquierda, que había rechazado movilizarse en las calles para evitar propagar la COVID-19, tiene una larga lista de reivindicaciones como echar a Bolsonaro, acelerar la vacunación y elevar la cuantía de la paga del coronavirus. Además, se opone a la militarización del Gobierno, el racismo sistémico y las privatizaciones, entre otros.

Bolsonaro, uno de los principales negacionistas de la pandemia, minimizó la gravedad de la COVID-19, a la que calificó de “gripita”, desde que se registró el primer caso en el país el 26 de febrero de 2020.

El mandatario brasileño desconfía de la efectividad de las mascarillas; defiende medicamentos sin eficacia comprobada contra la enfermedad, como la cloroquina; y rechaza los confinamientos y las medidas de restricción para evitar la propagación del virus, porque, defiende que “la economía no puede parar”.

ask/ncl/rba