• Lula, listo para pelear con fascista Bolsonaro, “si es necesario”
Publicada: sábado, 17 de abril de 2021 7:45
Actualizada: domingo, 18 de abril de 2021 7:24

El expresidente brasileño Lula da Silva, tras conocer que sus condenas fueron anuladas, dijo que si es necesario se presenta como candidato presidencial en 2022.

El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil confirmó el jueves la anulación de todas las condenas contra Luiz Inácio Lula da Silva, lo cual le abre las puertas para ser candidato de las elecciones presidenciales de 2022.

En declaraciones al canal argentino C5N, el exmandatario aseguró el viernes que “si es necesario para derrotar a un fascista como [el presidente de Brasil] Jair Bolsonaro, un genocida por ser el mayor responsable del caos en la pandemia, seré candidato a presidente. Yo estoy vivo, entero, tengo una energía de 30 años y estoy listo para la pelea”, afirmó.

Sin embargo, el exgobernante (2003 y 2010) adujo que “se requiere un gran frente para vencer al fascista que es hoy presidente de Brasil” y aclaró que puede ser otro político progresista.

“Tengo buena salud. Pero no tengo obligatoriamente que ser yo. Podemos escoger a alguien que pueda representar a los sectores progresistas de Brasil”, precisó el fundador del Partido de los Trabajadores (PT).

Asimismo, el líder sindicalista expresó su deseo de que Brasil retorne a la vía democrática y habló de su esperanza de participar en ese proceso que les devuelva la alegría a sus compatriotas. “Ya lo hicimos una vez y podemos hacerlo una vez más”, remarcó.

Sobre las acusaciones que condujeron a su detención, Lula aseveró que la razón del proceso en su contra ha sido “un power point que los acusadores hicieron y mostraban que yo había creado una banda”. Ha sido una mentira muy grande, subrayó para luego alabar el esfuerzo que desempeñaron sus abogados para probar la farsa tramada para alejarle de la campaña electoral de 2018, según cuenta el propio Lula. 

¿En qué consiste el fallo?

11 jueces del Supremo Tribunal Federal (STF) reafirmaron la decisión del magistrado Edson Fachin, quien determinó que el tribunal de Curitiba (sur) que condenó a Lula por corrupción no tenía competencia para revisar los casos y, por tanto, el exmandatario debe ser juzgado nuevamente. Esta propuesta será discutida por el plenario la próxima semana.

El expresidente pasó 580 días preso por una condena a ocho años de cárcel que lo inhabilitó en 2018 a participar de las elecciones para las cuales era amplio favorito y que ganó Bolsonaro. Esta condena anulada indicaba que Lula recibió un departamento en la ciudad de Guarujá, San Pablo, como parte de una coima de la empresa OAS, contratista de Petrobras. Mientras, la segunda condena a 15 años de prisión vinculaba a Lula con las reformas pagadas por la empresa Odebrecht en una casa quinta en Atibaia, interior de Sao Paulo.

ncl/mrg