• El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva habla durante una reunión en París, Francia, 2 de marzo de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 19 de febrero de 2021 1:28
Actualizada: viernes, 19 de febrero de 2021 13:10

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva dice que, de ser necesario, se postulará a las elecciones presidenciales de 2022, para derrotar a Bolsonaro.

“Yo ya fui presidente y para serlo de nuevo es necesario que haya un motivo mayor. Si es necesario que dispute las elecciones para derrotar al bolsonarismo, no tengan dudas de que estaré a disposición”, ha indicado este jueves el exmandatario en una entrevista concedida al portal brasileño de noticias UOL.

Lula da Silva, quien es también dirigente del Partido de los Trabajadores (PT), ha señalado, no obstante, que su posible candidatura dependerá no solo de que consiga anular los procesos por los que está inhabilitado políticamente, sino también de las circunstancias políticas del próximo año.

Además, ha agregado, “va a depender del PT, de las alianzas que podamos construir y de si realmente es necesario que yo sea el candidato”.

Descartando que sus 75 años de edad puedan ser un obstáculo para su regreso a la vida política, el exmandatario de Brasil ha explicado que si consideran que es posible derrotar al actual presidente del país, Jair Bolsonaro, pues “estará entero para eso”.

 

Lula ha dicho que no está de acuerdo con Bolsonaro por sus diferentes medidas realizadas contra los intereses de la nación y por su irresponsabilidad en la gestión de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, y ha destacado que al presidente ultraderechista habrá que derrotarlo en las presidenciales de 2022, debido a que difícilmente habrá tiempo para que el Congreso le abra un juicio político destituyente y que este proceso concluya antes de las elecciones.

En otra parte de sus declaraciones, el líder socialista ha expresado su esperanza de que la Corte Suprema de Brasil tome la decisión de anular los procesos a los que se enfrenta, mientras ha dicho que todas las “mentiras” en su contra fueron “inventadas” para evitar que fuera candidato presidencial en 2018, cuando, pese a que era el favorito de las encuestas, no pudo disputarlas, porque su condición de condenado en segunda instancia en dos procesos por corrupción lo inhabilitaron políticamente.

Lula, asimismo, sostiene que es víctima de una “persecución judicial y política”, pasó 19 meses en prisión, entre abril de 2018 y noviembre de 2019, hasta que finalmente fue declarado inocente por unanimidad.

“No sé cuál será la decisión de la Corte Suprema. Lo que sé es que soy rehén de la mayor mentira político-jurídica contada en la historia de este país e inventada por (el juez Sergio) Moro y por los fiscales de Lava Jato”, ha afirmado el expresidente brasileño, al enfatizar que no puede renunciar a su vida política por una “mentira”.

nkh/lvs/fmk