• El presidente brasileño, Jair Bolsonaro (centro), en Sao Paulo, Brasil, 25 de noviembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 28 de noviembre de 2020 19:25

El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil amplió el viernes por 60 días las investigaciones contra el jefe de Estado Jair Bolsonaro.

El juez del Supremo Tribunal de Justicia (STF) brasileño, Alexandre de Moraes, decidió extender por 60 días más las investigaciones sobre la supuesta injerencia del presidente del país Jair Bolsonaro, en la Policía Federal (PF). También dio cinco días al fiscal general del Estado, Augusto Aras, para que anuncie su opinión sobre la necesidad de que el mandatario preste declaración en el caso, según el portal oficial del STF.

La decisión se tomó después de que Bolsonaro exigió el jueves a la Corte Suprema que suspendiera las investigaciones y Moraes remitiera sus informes a la Policía Federal con el fin de “elaborar un informe final”, también dijo que no declarará sobre posibles injerencias.

El exministro de Justicia Sérgio Moro acusó el 24 de abril a Bolsonaro de injerencias en la PF por destituir un día antes al director general de la Policía, Mauricio Valeixo. Según Moro, Bolsonaro despidió a Valexio porque quería a una persona dentro de la Policía Federal que le pasara información. “Y realmente ese no es el papel de la PF, las investigaciones tienen que ser preservadas”, añadió.

Presidente, no tengo problema en cambiar al director general, pero necesito una causa (…) El gran problema es por qué cambiar y permitir que se realice una interferencia política en el seno de la PF”, subrayó.

 

En este sentido, según los medios locales de Brasil, el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, anunció 24 peticiones de destitución contra el mandatario brasileño por diferentes acusaciones, entre ellas idolatrar a pedófilos, asesinos, torturadores. Tramitó también la del vicepresidente del Partido Democrático Trabalhista (PDT), Ciro Gomes, que criticó a Bolsonaro por participar en una manifestación en la que hacía apología de una intervención militar del Congreso. Otra de las peticiones de destitución tiene que ver con la insistencia de Bolsonaro de abrir el comercio y las escuelas en medio de la crisis sanitaria, provocada por el nuevo coronavirus (COVID-19), y siendo Brasil uno de los países del mundo más azotados por el virus.

mdh/hnb/nii/