• El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, asiste a una reunión en Brasilia, la capital, 25 de agosto de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 27 de septiembre de 2020 14:28
Actualizada: domingo, 27 de septiembre de 2020 16:23

El exministro de Salud de Brasil Luiz Henrique Mandetta acusa a Bolsonaro de haber creído que el nuevo coronavirus proviene de China para dominar América Latina.

En una entrevista concedida el viernes al canal O'Globo, el extitular brasileño indicó que el mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, pensaba que la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, era un “arma biológica” de China para instalar gobiernos de izquierda en América Latina.

Hay cosas que no se le podían rebatir. Yo le decía [a Bolsonaro] que hay que tratar la enfermedad, ocuparse de la vida real, enfrentar el problema y dejar para después las teorías conspirativas, que son muy comunes”, subrayó Mandetta.

En esta misma línea, lamentó que, mientras con el pasar de los días cada jornada morían más personas en el país sudamericano por la crisis sanitaria, el Gobierno de Bolsonaro, con sus críticas ideológicas contra China, “jugaba a favor del virus”.

Además, agregó que, cuando él mismo se encontraba negociando con las autoridades chinas para adquirir las herramientas necesarias para hacer frente al letal virus, los funcionarios brasileños estaban “atacando a los chinos”.

De igual modo, en otra parte de sus declaraciones, Mandetta dijo que siempre alertó al mandatario brasileño de que esta grave crisis iba a matar a 180 000 personas en Brasil; sin embargo, Bolsonaro le respondía con declaraciones “rabiosas” y “negacionistas”.

 

Mandetta renunció en abril y fue reemplazado por el oncólogo Nelson Tech, que, a su vez, dejó el cargo en mayo por negarse a prescribir de manera oficial el uso de la cloroquina —un fármaco que se emplea para la malaria— como principal tratamiento contra el virus a pesar de las contraindicaciones de parte de diferentes reputados científicos.

Desde el inicio del brote de la COVID-19 en Brasil, el presidente ultraderechista minimizó el impacto de la pandemia refiriéndose al virus como a una “gripecita”, y ha coqueteado con la letal enfermedad asistiendo a mítines, saliendo a comer a la calle y organizando asados, entre otras actividades.

Pero nada más lejos de la realidad, pues en Brasil las crisis económica y sanitaria se han profundizado, y el impacto económico y social de la COVID-19 ha causado gran pobreza, provocando que la situación se salga de control.

La mala gestión de Bolsonaro de la COVID-19 ha convertido a Brasil en el país más afectado en América Latina y el tercero del mundo con más casos de contagios y decesos. Conforme a las cifras proporcionadas por el portal de estadísticas mundiales Worldometer, hasta el momento, 4 718 115 personas han dado positivo en el nuevo coronavirus en Brasil, de las cuales 141 441 han muerto.

shz/anz/myd/mkh