• ‘Bolsonaro destituye a ministro de Salud para relajar cuarentena’
Publicada: viernes, 17 de abril de 2020 1:30
Actualizada: viernes, 17 de abril de 2020 2:09

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, despide al ministro de Salud por desacuerdos sobre el manejo del nuevo coronavirus (COVID-19), dice un analista.

En una entrevista concedida el jueves a HispanTV, el analista en asuntos políticos Breno Altman abordó la nueva decisión de Bolsonaro de despedir a su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, y designar a Nelson Teich en el cargo.

Según el experto, Mandetta no estaba de acuerdo con las políticas de Bolsonaro respecto a la crisis de la COVID-19, como la intención del presidente de relajar el confinamiento, una medida que contraviene las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Bolsonaro ha reemplazado a Mandetta por un nuevo ministro de Salud que quizás está más cercano con la concepción de Bolsonaro sobre cómo enfrentar el coronavirus, que es una concepción muy aislada en términos internacionales y es una concepción contraria a (…) todo lo que están haciendo los principales países del mundo, que es adoptar una estrategia de aislamiento social”, indicó el analista.

 

A juicio de Altman, Bolsonaro sabía que la aprobación pública del ya exministro de Salud estaba subiendo y por eso lo reemplazó por alguien que estuviera en contra del aislamiento social en Brasil, donde hay más de 30 000 contagiados y cerca de 2000 muertos.

“El Gobierno de Bolsonaro fue incapaz de preparar el país para una crisis pandémica de esta naturaleza, fue incapaz estructuralmente porque en los últimos años lo que ha ocurrido en Brasil fue un aumento de la desigualdad (…) pues el país está en un grado muy elevado de vulnerabilidad frente a la crisis pandémica”, alertó.

El brote del nuevo coronavirus ha provocado graves crisis sanitarias, políticas y sociales en Brasil, donde el pueblo y gran número de políticos han denunciado el manejo “ignorante” de Bolsonaro, quien ha estado minimizando los riesgos del virus, mientras que el destituido ministro de Salud, gobernadores estatales y funcionarios locales piden medidas más estrictas.

Varias oenegés, como la organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW), han repudiado también los intentos de Bolsonaro de sabotear los esfuerzos de su propio ministro de Mandetta contra la COVID-19, poniendo la vida y la salud de los brasileños en un grave peligro.

Fuente: HispanTV Noticias

ftn/ncl/mnz/rba