• El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ofrece un discurso en Brasilia, la capital, 13 de diciembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 1 de enero de 2020 9:45

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, pide al Poder Legislativo que autorice una mayor liberación en la venta de armas de fuego a los brasileños.

El mandatario brasileño reiteró el martes el polémico mensaje sobre el pose y porte de armas en Brasil, desde las playas nororientales del país, donde pasa sus vacaciones.

Bolsonaro cargó contra los expertos que opinan que el aumento de venta de armas conllevaría un incremento de las muertes violentas, por lo que se oponen a una mayor liberación de venta de armas que, durante el 2019, creció el 50 %.

“Dependo del Parlamento para ampliar el derecho a la pose y porte de armas por parte de los ciudadanos”, indicó para luego insistir con su promesa electoral cuando aseguraba que iba a implementar “una reglamentación más simple para la venta de armamento” a brasileños.

Durante el año pasado, Bolsonaro emitió ocho decretos relacionados a la venta, uso y portación de armamentos. Además de modificar normativas sobre eliminación de restricciones en cuanto a edad y entrenamiento, y la cantidad mínima de armas por persona.

 

El Poder Ejecutivo emitió la última norma en septiembre pasado. Se refiere específicamente a la comercialización de armamento que hasta entonces era restringido para el Ejército.

No obstante, sin la ratificación del Poder Legislativo el decreto perderá su fuerza legal. En el Parlamento, donde varias decisiones presidenciales fueron corregidas, se objeta que este decreto es por demás “permisivo” con los miembros de las Fuerzas Armadas que quieran comprar equipos militares.

Bolsonaro, que es conocido como el “Trump brasileño” se siente orgulloso por el aumento de casi 50 por ciento de la posesión de armas registradas legalmente desde el arranque de su mandato. Ha expresado además, en reiteradas ocasiones, su deseo de facilitar la posesión de armas a los “ciudadanos de bien” para que puedan defenderse y combatir el crimen.

Brasil es uno de los países más violentos del mundo, con 57 000 homicidios registrados en 2018. Varias oenegés consideran que este número podría ser aún mayor de no existir la legislación actual sobre armas, que sigue siendo muy restrictiva.

mnz/ktg/msm/msf

Comentarios