• El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ofrece un discurso en Sao Paulo, 9 de noviembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 11 de noviembre de 2019 8:50

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha condenado el golpe de Estado perpetrado contra el presidente de Bolivia, Evo Morales.

“Acabo de saber que hubo un golpe de Estado en Bolivia y que el compañero Morales fue obligado a renunciar”, lamentó el exmandatario brasileño en un mensaje publicado el domingo en su cuenta de la red social Twitter.

Lula da Silva, que recuperó su libertad el viernes tras pasar 580 días en la cárcel, achacó el golpe de Estado en Bolivia a la intolerancia a la democracia de la “élite económica”.

“Es lamentable que América Latina tenga una élite económica que no sepa convivir con la democracia y con la inclusión social de los más pobres”, repudió el expresidente brasileño (2003-2011).

LEER MÁS: Alberto y Cristina Fernández repudian golpe de Estado en Bolivia

Las declaraciones de Lula sobre la renuncia de Morales siguieron a las de la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), la diputada Gleisi Hoffmann, quien también condenó el golpe en Bolivia.

Acabo de saber que hubo un golpe de Estado en Bolivia y que el compañero [Evo] Morales fue obligado a renunciar”, lamentó el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

 

“Sacar a Evo de la presidencia, desconocer el resultado de las elecciones y no se someter a otra es típico de la élite atrasada y sumisa al capital”, indicó Hoffmann.

Aunque 200 inspectores internacionales supervisaron las elecciones del pasado 20 de octubre en Bolivia, la oposición no aceptó su fracaso y realizó violentas protestas en todo el país en denuncia de supuestos actos de fraude y manipulación.

Evo Morales denunció desde un principio “el golpe de Estado en marcha” contra su Gobierno, y en un intento para pacificar el país, llamó al diálogo y convocó nuevas elecciones, pero la oposición siguió adelante con su agenda violenta de cara a provocar un golpe de Estado, lo que finalmente obligó a Morales a renunciar para “preservar la paz en el país”.

Tras la dimisión de Morales, también renunciaron más de 20 funcionarios de alto rango del Movimiento Al Socialismo (MAS), incluidos ministros, diputados y gobernadores.

La Policía ha detenido a la expresidenta y al vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Eugenia Choque y Antonio Costas, respectivamente. Ambos habían renunciados a sus cargos anteriormente.

LEER MÁS: Evo Morales promete “seguir la lucha” tras renunciar a su cargo

Varios países latinoamericanos, como Cuba, Venezuela, México y Nicaragua, han condenado el golpe de Estado en Bolivia. El Gobierno mexicano ha ofrecido además asilo a Morales. El Gobierno de Managua ha achacado el golpe contra el Gobierno progresista de Morales a un guion imperialista.

mnz/ftn/nii

Comentarios