• Comunidades indígenas de Brasil participan en el campamento Tierra Libre en Brasilia, la capital, 26 de abril de 2018.
Publicada: jueves, 18 de abril de 2019 10:31
Actualizada: viernes, 19 de abril de 2019 1:14

El Gobierno de Brasil recurre a la Fuerza Nacional para reprimir las protestas en la capital Brasilia con ocasión del Campamento ‘Tierra Libre’.

El Ministerio de Justicia y Seguridad Pública brasileño permitió el miércoles el uso de dicho contingente, integrado por policías y bomberos militares, para impedir las movilizaciones de la comunidad indígena previstas para los próximos días 24 y 26 de abril, en Brasilia, la capital, con motivo del XV Campamento Tierra Libre.   

“[Se empleará la Fuerza Nacional] en las acciones de preservación del orden público y de la integridad de las personas y del patrimonio, en la defensa de los bienes y de los propios de la Unión, en la Explanada de los Ministerios en Brasilia”, anunció la Cartera brasileña.

La medida gubernamental recibió el rechazo del Partido de los Trabajadores (PT). El diputado federal de esta bancada de izquierda, Pablo Pimenta, en un vídeo difundido en su cuenta en Twitter, criticó la orden y dijo que no existe motivo para rodear la Explanada de los Ministerios con la Fuerza Nacional. 

[Se empleará la Fuerza Nacional] en las acciones de preservación del orden público y de la integridad de las personas y del patrimonio, en la defensa de los bienes y de los propios de la Unión, en la Explanada de los Ministerios en Brasilia”, anunció el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública de Brasil.

 

‘Campamento Tierra Libre’ es una reunión anual en la que integrantes de numerosas comunidades indígenas discuten las problemáticas que enfrentan, entre ellas la paralización de la demarcación de las tierras que ocupaban mucho antes de la promulgación de la Constitución de la República Federativa de Brasil en 1988.

Este año, esta concentración tiene como objetivo denunciar las políticas del Gobierno del nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, un excapitán del Ejército de 63 años que ganó las elecciones presidenciales con la promesa de combatir la corrupción.

Bolsonaro es además criticado por su discurso misógino y racista, así como por su defensa del derecho a portar armas, y airea a bombo y platillo su admiración por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hasta el punto de ser apodado “el Trump brasileño”.

msm/ncl/ftn/alg

Comentarios