• El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva saluda a sus seguidores en un acto en Sao Paulo, Brasil, 7 de abril de 2018. (Foto:AFP)
Publicada: martes, 14 de agosto de 2018 22:04

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva considera su encarcelamiento ‘la fase más reciente de un golpe de Estado’ para evitar su reelección.

“Mi encarcelamiento es la fase más reciente de un golpe de Estado a cámara lenta diseñado para marginar de forma permanente a las fuerzas progresistas de Brasil. Tiene como objetivo evitar que el Partido de los Trabajadores (PT) vuelva a ser elegido para ocupar la Presidencia”, ha señalado Lula en un artículo publicado este martes en el diario estadounidense The New York Times.

Lula, que cumple una condena de 12 años y un mes de prisión por presunta corrupción sin pruebas que lo confirmen, ha pedido “respeto por la democracia” y ha emplazado a sus detractores a dejar que el pueblo decida en las urnas. “Si me quieren derrotar de verdad, háganlo en las elecciones”, ha enfatizado el ex jefe de Estado, líder de los sondeos electorales.

El exmandatario ha denunciado que las fuerzas de la derecha en Brasil, ignorando la evidencia “abrumadora” de su inocencia, han rechazado su recurso de hábeas corpus y lo han puesto en prisión con el fin de impedir su candidatura en las elecciones del próximo octubre.

Mi encarcelamiento es la fase más reciente de un golpe de Estado a cámara lenta diseñado para marginar de forma permanente a las fuerzas progresistas de Brasil. Tiene como objetivo evitar que el Partido de los Trabajadores (PT) vuelva a ser elegido para ocupar la Presidencia”, anuncia el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva.

 

El fundador del PT afirma que es víctima de una “maniobra”, en la que más que el juez Sergio Moro, responsable de su encarcelamiento, están involucradas la ultraderecha y las élites del país. No obstante, ha afirmado que incluso desde la cárcel se postulará como candidato a las elecciones del 7 de octubre. 

En el artículo, Lula ha destacado los puntos positivos de su Gobierno (2003-2011) y el de su correligionaria Dilma Rousseff y ha criticado al actual presidente de Brasil, Michel Temer. Al respecto, el exmandatario precisa que los avances alcanzados durante los ocho años, como la reducción de la pobreza, han sido afectados por las políticas de la presente Administración.

Mientras tanto, miles de brasileños se han movilizado este martes en Brasilia (la capital) para respaldar la candidatura presidencial de Lula que será presentada el miércoles ante el Tribunal Superior Electoral (TSE).

 mtk/ncl/myd/hnb

Comentarios