• TSE: Arce asumirá la Presidencia la primera quincena de noviembre
Publicada: martes, 20 de octubre de 2020 8:22

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia dice que el nuevo Gobierno boliviano, surgido de las elecciones, asumirá el poder la primera quincena de noviembre.

“La posesión de las autoridades del Poder Ejecutivo se va a dar en el transcurso de la primera quincena de noviembre. No tenemos una fecha exacta porque dependemos de factores sobre los cuales no tenemos información”, anunció el presidente del órgano electoral boliviano, Salvador Romero, en una rueda de prensa celebrada el lunes.

Sus declaraciones se realizaron mientras el cómputo oficial apuntaba a confirmar las proyecciones de encuestadoras privadas que anticiparon el triunfo a pie de urna de Luis Arce, candidato presidencial del Movimiento al Socialismo (MAS), partido del expresidente Evo Morales, con 52,4 % de los votos.

Romero explicó que, aunque la ley permite que pueda durar hasta el próximo fin de semana, el compromiso es que los resultados estén antes, para que en los primeros quince días del próximo mes puedan posesionar las nuevas autoridades y “entren en funciones rápidamente”.

 

No obstante, según sus comentarios, el día de la asunción del nuevo Gobierno dependerá de si el resultado oficial definitivo de las elecciones puede ser anunciado el venidero fin de semana o si se tendrá que esperar la repetición de la votación en algunas mesas que resultasen anuladas por razones legales, porque la anulación de una sola mesa de votación obligaría a repetir la votación en ese caso puntual.

“Así haya una sola mesa anulada, el cómputo final deberá esperar hasta la repetición de la votación en esa mesa (…) pero ciertamente la posesión será en la primera quincena, el día exacto no lo sabemos y en eso estamos trabajando”, indicó.

Las elecciones del domingo 18 de octubre se produjeron 363 días después del golpe de Estado en Bolivia orquestado por la oposición y apoyado por EE.UU., suceso tras el cual Morales renunció a la Presidencia del país.

A pesar de los esfuerzos del gobierno de facto de Bolivia por perpetuarse en el poder, mediante acciones como la postergación de las elecciones, todos los sondeos arrojaban que el candidato del partido gobernante y de sus aliados derechistas perdería la votación en la primera vuelta.

mrp/lvs/fmk/rba