• El presidente boliviano, Evo Morales en un acto público en Chuquisaca, situado en el centro sur de Bolivia, 3 de abril de 2018.
Publicada: miércoles, 4 de abril de 2018 18:10

El presidente de Bolivia, Evo Morales, repudia declaraciones en las que el general del Ejército de la reserva de Brasil, Luiz Gonzaga Schroeder Lessa, amenazaba con una “reacción armada” si el Tribunal Supremo Federal (TSF) decide mantener libre al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

“Repudiamos la amenaza de golpe de Estado del Gral. Luiz Gonzaga Schroeder si el hermano Lula da Silva no va preso. América Latina es una región de paz, cualquier amenaza contra nuestros hermanos es una amenaza contra todos. Defenderemos la democracia”, ha tuiteado el mandatario hoy miércoles.

Hoy mismo, los 11 magistrados del Supremo brasileño decidirán si el expresidente Lula permanece en libertad o va a prisión. Además, de aceptar el recurso de habeas corpus, el político quedaría en libertad mientras se cierra el proceso judicial abierto en su contra.

El tuit del dignatario boliviano responde a amenazas de Schroeder Lessa quien había dicho: “Si sucede tanta trampa y cambio de ley, entonces no tengo dudas de que sólo quedara el recurso a la reacción armada; en ese caso es el deber de la Fuerza Armada restaurar el orden, pero no creo que lleguemos ahí”.

Repudiamos la amenaza de golpe de Estado del Gral. Luiz Gonzaga Schroeder si el hermano Lula da Silva (expresidente brasileño) no va preso. América Latina es una región de paz, cualquier amenaza contra nuestros hermanos es una amenaza contra todos. Defenderemos la democracia”, ha tuiteado el presidente de Bolivia, Evo Morales.

 

La amenaza se suma a otros actos de acoso a Lula: el 27 de marzo, dos autobuses de su caravana de campaña que viajaban por el sur del país fueron blanco de tres disparos. Tan solo dos días antes, el exmandatario había denunciado la pasividad de la Policía en los ataques a su convoy, con los que se buscaba impedir su llegada al estado meridional de Santa Catarina.

El 24 de enero, Lula fue condenado a 12 años de prisión por blanqueo de capitales y corrupción pasiva, al considerar probado que el líder izquierdista había recibido un apartamento como pago de la constructora brasileña OAS por favores políticos.

Pese a esa situación, el expresidente brasileño insiste en que está preparado para las elecciones presidenciales de octubre. Es favorito en todas las encuestas de opinión.

fgh/mla/krd/rba

Comentarios