• El líder ultraderechista israelí Itamar Ben Gvir (dcha.) y el primer ministro entrante, Benjamín Netanyahu (izda.), en Al-Quds, 15 de noviembre de 2022. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 29 de noviembre de 2022 2:45

El saliente ministro israelí de asuntos militares afirma que la designación de un líder ultraderechista como ministro de seguridad de Israel podría “costar vidas”.

“No se le debe permitir a un hombre formar un ejército para sí mismo. Este es un error de seguridad que podría costar vidas humanas”, advirtió el lunes Benny Gantz, en reacción a la designación de Itamar Ben Gvir como el ministro de seguridad de Israel en el nuevo gabinete del régimen de Israel, tras un acuerdo entre su partido, Otzma Yehudi, y el Likud, del premier designado, Benjamín Netanyahu.

De hecho, Netanyahu acordó otorgar a Ben Gvir el nuevo superministerio de seguridad nacional, que además de estar a cargo los cuerpos policiales en Israel como el antiguo ministerio de seguridad pública, tendrá el control de la policía de fronteriza del régimen en Cisjordania ocupada.

En declaraciones durante una conferencia en el centro de investigación Israel Democracy Institute, Gantz dijo que esto se debe, en el mejor de los casos, a una “falta de comprensión”, y en el peor, al “deseo de establecer un Ejército personal para Ben Gvir”.

El todavía ministro de asuntos militares de Israel también criticó unas últimas declaraciones de Ben Gvir sobre flexibilizar las reglas para abrir fuego en Cisjordania ocupada, con el objetivo de permitir a las fuerzas de seguridad israelíes disparar contra cualquier palestino que porte una piedra o un cóctel molotov, en lugar de esperar hasta que se arroje el objeto.

 

Calificó de “preocupante” e “irresponsable” el discurso, y advirtió que esto puede llevar a la ruptura de la coordinación de Israel con la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y a una escalada violencia.

A su vez, el Ministerio de Exteriores de la Autoridad Nacional Palestina también alertó el domingo de las consecuencias del acuerdo entre Netanyahu y Ben Gvir, como cualquier cambio en el estatus de la Mezquita Al-Aqsa en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén). La Cancillería palestina también señaló que el nuevo gabinete de Netanyahu podría dar al ultraderechista Ben Gvir “poderes para ejercer sus políticas y posiciones racistas”, lo que devendría en un cambio del carácter del conflicto israelí-palestino “de político a religioso”.

nkh/hnb