• Un encapuchado trabaja con una computadora portátil mientras se proyecta un código cibernético.
Publicada: viernes, 10 de septiembre de 2021 9:36

Los medios israelíes informan de un hackeo de datos del personal de la universidad de Bar Ilan, entre quienes figuran agentes de seguridad y de inteligencia.

Debido al hackeo, se produjo una fuga de datos personales de alumnos y profesores de la universidad Bar Ilan. De hecho, cuando el ente se negó a pagar 2,5 millones de dólares a los demandantes, los hackers hicieron públicos los datos.

Conforme a medios israelíes, el ciberataque tuvo lugar hace tres semanas y el pseudónimo del grupo detrás de la operación es “darkrypt”.

Entre la información filtrada figuran investigaciones, documentos de laboratorio, documentos y listas de 20TB de peso.

Como consecuencia, muchos estudiantes han decidido demandar a la universidad por daños y perjuicios.

La cadena libanesa Al-Mayadeen, citando a fuentes sionistas, reportó el jueves que, de los datos filtrados por los piratas informáticos se podía desprender que algunos de los profesores universitarios eran agentes de inteligencia, oficiales del ejército y miembros de la policía israelíes.

 

No es la primera vez que se roban los datos personales de los residentes israelíes, lo que muestra cuán débil y vulnerable es el régimen de Tel Aviv ante los ataques cibernéticos.

Esta misma semana, fuentes israelíes informaron de que un pirata informático, que se identificó como Sangkancil, robó los datos personales del más de 80 por ciento de los israelíes.

Esos datos robados van desde el nombre de los residentes en los territorios ocupados de Palestina y sus licencias de conducir, entre otras informaciones privadas de gran importancia, hasta sus facturas de impuestos.

Además, en agosto, un ciberataque coordinado, que probablemente se originó en China, afectó a un gran número de organizaciones privadas israelíes y vinculadas con el régimen de ocupación.

tqi/ctl/mkh