• Yair Lapid, jefe del partido centrista Yash Atid de Israel, ofrece su discurso a la prensa en la Knesset en Jerusalén, 31 de mayo de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 2 de junio de 2021 14:21

Los líderes opositores israelíes Yair Lapid y Benny Gantz acuerdan formar una coalición y un nuevo gabinete sin Benjamín Netanyahu.

Mediante un comunicado conjunto emitido este miércoles, Lapid, jefe del partido centrista Yesh Atid, y Gantz, ministro de asuntos militares y líder del partido Azul y Blanco, han anunciado haber acordado “las líneas generales y las cuestiones fundamentales relacionadas con el fortalecimiento de la democracia y la sociedad israelí”.

De acuerdo con la nota, Gantz seguirá encabezando el ministerio de asuntos militares en el nuevo gabinete israelí, que pondrá fin al largo mandato de Netanyahu.

Lapid tiene hasta la medianoche para presentar una lista final de candidatos elegibles, después de que Netanyahu no lo hiciera, a raíz de una elección no concluyente del 23 de marzo. En caso de que Lapid no pueda preparar dicha lista, su permiso será devuelto al parlamento israelí y cada parlamentario podrá formar un gabinete de coalición con el apoyo de al menos 61 diputados.

No obstante, el jefe del partido Yesh Atid, un exanfitrión de televisión y autor de 57 años, aún no ha conseguido un acuerdo con su socio principal, el nacionalista Naftali Bennett, quien podría ser primer ministro en un sistema de rotación en el poder.

Previamente, el canal 12 de la televisión israelí informó de que Bennett, líder del partido Yamina, había consensuado formar un gabinete de coalición con Lapid, lo que podría allanar el camino para la destitución de Netanyahu.

 

Al respecto, en un intento por evitar la formación de una coalición de oposición que le sacaría del poder, Netanyahu, cuyos 12 años al frente del régimen de Tel Aviv están llegando a su fin, sugirió al líder del partido de centroderecha Nueva Esperanza, Gideon Saer, formar un gabinete tripartito. Con Saer fungiendo como primer ministro durante 18 meses, seguido del propio Netanyahu durante dos años y finalmente Naftali Bennett, líder del partido Yamina, durante seis meses.

El pasado domingo, Saer rechazó dicha oferta y recalcó que “estábamos y seguimos comprometidos con cambiar el régimen de Netanyahu y vamos a actuar en consecuencia”.

El premier del regimén israelí afronta varios cargos derivados de escándalos como el caso 1000 —que investiga la recepción de regalos de lujo, por valor de 282 000 dólares, a cambio de favores—, así como los casos 2000 y 4000 que analizan posibles pactos o intercambios de favores a cambio de coberturas favorables en importantes grupos de comunicación.

Durante las últimas semanas, los israelíes han realizado multitudinarias manifestaciones en Tel Aviv y otras ciudades en los territorios ocupados en rechazo a la mala gestión del premier de las crisis sanitaria y económica, desatadas por la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

nsh/rba/hnb