• El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, en una visita a Uruguay, 14 de noviembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 15 de noviembre de 2019 6:05

El presidente electo argentino, Alberto Fernández, confirma que está dispuesto a darle asilo político al expresidente boliviano, luego de asumir la presidencia.

“Si yo hubiera sido presidente en este momento, les hubiera ofrecido asilo (a Morales) desde el primer día (...) Argentina es casa de todos los bolivianos”, dijo Fernández este jueves, en una conferencia de prensa desde Uruguay.

Fernández hizo hincapié en que cuando asuma la presidencia, “va a ser un honor” recibir a Evo Morales, quien actualmente se encuentra en México junto a otros integrantes de su gabinete, bajo asilo político, luego del golpe de Estado que sufre Bolivia desde el domingo pasado.

El futuro presidente argentino enfatizó que el quiebre institucional de Bolivia es inaceptable, y aseguró que Argentina repudia la violencia desatada que “impidió concluir el mandato presidencial y alteró el curso del proceso electoral”.

Si yo hubiera sido presidente en este momento, les hubiera ofrecido asilo (al presidente de Bolivia, Evo Morales) desde el primer día (...) Argentina es casa de todos los bolivianos”, dijo el presidente electo argentino, Alberto Fernández.

 

“Tenemos que preservar la institucionalidad y la democracia”, declaró Fernández, para luego agregar que “las democracias en crisis hay que resolverlas con más democracia, sin presiones, y con el voto”.  

Morales renunció a su cargo tras casi 14 años en el poder en medio de una arremetida golpista y violenta de la oposición. Poco después de su renuncia, la segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores, Jeanine Áñez (del Partido Demócrata Social), se autoproclamó presidenta interina de Bolivia.

Morales rechazó la autoproclamación de la senadora por estar coludida con la Fuerzas Armadas y la Policía de Bolivia y aseguró que enfrenta un golpe de Estado que “viene desde Estados Unidos”.

Inmediatamente, los Gobiernos de Argentina, Cuba, Rusia, Nicaragua y Venezuela entre otros, denunciaron lo ocurrido en Bolivia como un golpe contra Morales y el Ejecutivo mexicano ofreció asilo al expresidente boliviano.

mrz/ktg/nsr/alg

Comentarios