• El presidente de Argentina, Mauricio Macri, recibe al oficial de policía Luis Chocobar, acusado de homicidio.
Publicada: jueves, 8 de febrero de 2018 10:16
Actualizada: jueves, 8 de febrero de 2018 19:23

La fotografía del presidente de Argentina, Mauricio Macri, estrechando la mano de un policía acusado de homicidio en exceso de legítima defensa desencadena un acalorado debate sobre los límites de la represión del crimen en un país que aun recuerda la dictadura de la década de los 70.

El diputado Horacio Pietragalla llevó la denuncia a la justicia penal al denunciar al presidente Macri, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, por los delitos de apología del crimen y encubrimiento, respecto de las declaraciones públicas que hicieron en defensa del oficial imputado por homicidio agravado por la justicia porteña, ha informado este jueves el medio local Página 12

El agente Luis Chocobar persiguió y le disparó por la espalda a un delincuente de 18 años después de que hiriera de gravedad a un turista estadounidense para robarle su cámara de fotos el 8 de diciembre. El joven murió cuatro días después debido a que uno de los disparos afectó sus órganos vitales.

Mientras la familia del delincuente y organismos de derechos humanos acusaron al policía de ejecutar al joven, Macri recibió a Chocobar en la Casa de Gobierno como un héroe justo después de que la justicia lo acusara formalmente.

“Quería ofrecerle todo mi apoyo, decirle que lo acompañamos y que confiamos en que la justicia en otra instancia lo liberará de todo cargo, reconociendo su valentía”, escribió Macri en Facebook junto a la fotografía.

Quería ofrecerle todo mi apoyo, decirle que lo acompañamos y que confiamos en que la justicia en otra instancia lo liberará de todo cargo, reconociendo su valentía”, escribió el presidente de Argentina, Mauricio Macri, en Facebook junto a su fotografía con un oficial acusado de homicidio.

 

Los defensores de los derechos humanos, sin embargo, temen que el apoyo del presidente Macri dé luz verde a la Policía para disparar primero y hacer preguntas más adelante. Dicen que sienta un precedente peligroso en un país atormentado por recuerdos de abusos contra los derechos humanos por parte de las autoridades durante la dictadura de 1976-1983.

“Esta progresiva identificación entre autoridad política e institución policial implica en la práctica una renuncia a controlar a las fuerzas, al menos en lo que hace a los casos de violencia policial”, sostiene el Centro de Estudios Legales y Sociales en un comunicado.

Pese a las críticas, al parecer el Gobierno de Macri privilegia los beneficios políticos de endurecer el discurso contra la delincuencia, especialmente cuando la popularidad del mandatario ha caído entre 10 y 15 puntos según distintas encuestas a causa de una elevada inflación y la subida del combustible y las tarifas de transporte y servicios públicos.

aaf/rha/alg

Comentarios