• El rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud (dcha.), y el príncipe heredero saudí, Muhamad Bin Salman, en Riad, capital saudí.
Publicada: sábado, 1 de mayo de 2021 2:02

La tendencia de Arabia Saudí hacia la normalización de las relaciones con Irán es un signo de “desesperación” de la dinastía gobernante, según un analista.

En una entrevista concedida el vienes a la cadena Press TV, el analista político Kevin Barrett destacó que los saudíes saben que no pueden depender completamente de su patrocinador imperial, EE.UU., por lo que deben mejorar los lazos con Irán.

Precisó que la postura de Arabia Saudí frente a Irán se ha debilitado a medida que van perdiendo la guerra en Yemen, sobre todo cuando las fuerzas del movimiento popular Ansarolá han conseguido atacar a los saudíes en su propia tierra y han ido de victoria en victoria.

Conforme al experto, a partir de que el expresidente de EE.UU. Donald Trump, quien estuvo “controlado” por el premier de Israel, Benjamín Netanyahu, dejó el cargo, las relaciones entre Riad y Washington están a la deriva.

Lo que está sucediendo aquí es que los saudíes están reconsiderando su posición y entienden que realmente no pueden depender de su patrocinador imperial estadounidense, como solían hacerlo”, subrayó.

 

El martes, el príncipe heredero saudí, Muhamad Bin Salman, manifestó el interés de Riad en tener “buenas relaciones” con Irán y explicó que para solventar las divergencias existentes, se está trabajando con los demás países de la región y del mundo a fin de acercar posturas.

En respuesta a los recientes comentarios del príncipe heredero saudí, el portavoz de la Cancillería de Irán, Said Jatibzade, remarcó el jueves que estos dos países importantes de la región y del mundo islámico (Irán y Arabia Saudí) pueden entrar en una nueva etapa de interacción constructiva y cooperación en pro de la paz, la estabilidad y el desarrollo regionales.

Arabia Saudí rompió relaciones diplomáticas con Irán en enero de 2016, tras protestas frente a las representaciones diplomáticas saudíes en Teherán (capital iraní) y Mashad (noreste del país persa), contra la ejecución del prominente clérigo chií el sheij Nimr Baqer al-Nimr.

sar/ctl/rba