• Un activista porta un cartel con la imagen del periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi en una manifestación en Sri Lanka, 25 de octubre. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 5 de enero de 2019 7:06

Un activista revela la situación crítica a que están sometidos los involucrados en el asesinato de Khashoggi, pese al “sacrificio que hicieron por Bin Salman”.

“Todos los involucrados en el asesinato de Khashoggi (excepto Saud al-Qahtani) —un importante asesor del príncipe heredero saudí, Muhamad Bin Salman— se encuentran en la actualidad en un edificio gubernamental en (la ciudad de Al-Damam), sometidos a las severas medidas de seguridad” tuiteó el viernes el prominente activista político saudí de sobrenombre ‘Mujtahid’.

El activista indicó que los detenidos se encontraban recluidos en la Escuela de Seguridad Nacional de Nayef, no obstante, por el ruido que hacían y sus repetidos intentos de suicidio, fueron trasladados al edificio de Al-Damam.

“Todo ese servicio y sacrificio fue por el príncipe heredero y esto es lo que nos hizo”, siguen repitiendo los prisioneros, según citó Mujtahid, quien además subrayó el estado mental malo de los presos para luego informar de que unos 18 médicos, pertenecientes al sistema de seguridad saudí, les asisten.

Todos los involucrados en el asesinato de Khashoggi (excepto Saud al-Qahtani) —un importante asesor del príncipe heredero saudí, Muhamad Bin Salman— se encuentran en la actualidad en un edificio gubernamental en (la ciudad de Al-Damam), sometidos a las severas medidas de seguridad”, tuitea el prominente activista político saudí de sobrenombre ‘Mujtahid’.

 

Entre los detenidos se encuentran el general Ahmad al-Asiri, exsubjefe de la Inteligencia saudí y Maher Abdulaziz Mutreb, miembro de la guardia pretoriana del príncipe heredero saudí, quienes “no pudieron escapar” del caso como lo hizo Saud al-Qahtani, según Mujtahid.

En noviembre pasado y luego de que Riad se viera obligado a admitir el asesinato del periodista Jamal Khashoggi —el 2 de octubre en el consulado del reino en la ciudad turca de Estambul— la Justicia saudí señaló a 21 sospechosos e inculpó a 11 personas por el caso. La monarquía considera lo sucedido al columnista “una operación fuera del control” del Estado.

El fiscal general saudí pidió el jueves la pena de muerte contra cinco de los implicados en el asesinato de Khashoggi de las once personas acusadas por el crimen. Las Naciones Unidas, no obstante, han considerado insuficiente el proceso judicial abierto por Riad.

El caso Khashoggi está siendo investigado tanto por la Justicia del reino árabe como por la de Turquía. Las autoridades turcas y la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) aducen que la muerte del periodista ha sido ordenada por el propio príncipe heredero saudí.

tqi/ktg/mnz/hnb

Comentarios