• Milicianos de Amhara, que combaten junto al Ejército etíope contra la región de Tigray, reciben entrenamiento, 10 de noviembre de 2020 (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 14 de noviembre de 2020 14:23
Actualizada: sábado, 14 de noviembre de 2020 18:29

Amnistía Internacional (AI) confirma una masacre de civiles en el conflicto de Etiopía: las víctimas son campesinos de una aldea de la región de Tigray.

Hemos confirmado la matanza de un número muy elevado de civiles, que parece que eran jornaleros sin relación alguna con la actual ofensiva militar. Es una horrible tragedia, cuya verdadera magnitud solo se conocerá con el tiempo, pues las comunicaciones están interrumpidas en Tigray”, informó a la prensa el jueves Deprose Muchena, director para África Oriental y Austral de Amnistía Internacional.

Según declaró a los medios, los técnicos de la organización internacional de derechos humanos comprobaron que las imágenes obtenidas de la masacre no habían sido manipuladas ni editadas, y se cercioraron por geolocalización que se tomaron en un pequeño pueblo de Mai Kadra, situado en la zona suroccidental de la región etíope de Tigray.

Como parte de la investigación, Muchena también informó de que ninguno de los muertos ni heridos tenía ningún rol en los enfrentamientos entre la Fuerza de Defensa de Etiopía, el Ejército Nacional y los militantes armados del Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF, por sus siglas en inglés).

En respuesta a este hórrido suceso, el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, dio el viernes un ultimátum a las fuerzas rebeldes para que se rindieran en los próximos tres días en la región norteña de Tigray.

Desde el pasado 4 de noviembre, las tropas del Ejército etíope llevan a cabo una gran ofensiva contra las fuerzas del TPLF en la norteña región de Tigray en respuesta a un ataque a las bases militares del Ejército etíope atribuido a los grupos armados afines a dicho frente.

El desencuentro entre las partes se debe en parte a que el ejecutivo de la región de Tigray, que controlaba la coalición que gobernó Etiopía desde 1991, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF, por sus siglas en inglés), una alianza sustentada en las etnias, la abandonó en 2018 por desavenencias tras la llegada del premier etíope, Abiy Ahmed, ganador de un Premio Nobel de la Paz.

Desde entonces, los combates en Tigray han acabado con la vida de cientos de personas en ambos bandos y provocado el desplazamiento forzoso de más de 14 000 personas al país vecino de Sudán. Una situación que ha elevado la alarma internacional sobre una posible guerra civil en el corazón del Cuerno de África.

krd/hnb/nii/