• ONU: más de 1600 civiles muertos en Afganistán en 6 meses
Publicada: lunes, 26 de julio de 2021 9:35
Actualizada: martes, 27 de julio de 2021 1:22

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) precisa que más de 1600 civiles han perdido la vida en Afganistán durante la primera mitad de 2021.

La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) ha informado este lunes de que había documentado 5183 víctimas civiles entre enero y junio, de las cuales 1659 murieron asesinadas en Afganistán, devastado por la guerra. 

Según el reporte de la UNAMA, más mujeres y niños fallecieron y resultaron heridos en el país asiático en el primer semestre de este año en curso que en los primeros seis meses de cualquier año desde que Naciones Unidas empezó a llevar la cuenta de forma sistemática en 2009.

De hecho, Afganistán registró un aumento del 47 % en el número de civiles asesinados y heridos en incidentes violentos en todo el país durante el primer semestre del año, en comparación al mismo periodo del año pasado.

Además, los niños y las mujeres representaron cerca de la mitad de las víctimas civiles en los primeros seis meses de 2021, el 46 %. Conforme al texto, el 32 % eran niños, con 468 muertos y 1214 heridos y el 14 % eran mujeres, con 219 muertas y 508 heridas.

 

ONU advierte de una cifra aún mayor, si no se detiene la violencia

En un comunicado que acompañaba al informe, Deborah Lyons, representante especial del secretario general de Naciones Unidas para Afganistán, ha advertido de que “un número sin precedentes de civiles afganos perecerá y será mutilado en 2021, si no se frena la creciente violencia”.

“Suplico a Talibán y a los líderes afganos que miren a la macabra y escalofriante trayectoria del conflicto y su devastador impacto sobre los civiles”, ha dicho.

Últimamente, la crisis se ha agudizado en Afganistán. Los talibanes han invadido áreas fronterizas con cinco países —Irán, Tayikistán, Turkmenistán, China y Paquistán— en medio de la retirada de las fuerzas de Estados Unidos que, a la cabeza de sus aliados, invadió territorio afgano en 2001, con el pretexto de luchar contra el terrorismo y deponer a Talibán.

De acuerdo con varios expertos y observadores, la vuelta del grupo armado Talibán al poder se ha fraguado con la ayuda encubierta de EE.UU. y es una evidencia de que el país norteamericano pretende legitimar su presencia en la región, orquestando una nueva ola de inseguridad en Afganistán.

ftn/ctl/mkh