• El presidente afgano, Ashraf Qani (dcha.), y su rival, Abdulá Abdulá, firman un acuerdo en Kabul, capital, 17 de mayo de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 18 de mayo de 2020 18:16

Irán, Paquistán, China y Rusia respaldan un acuerdo de reparto de poder en Afganistán que puso fin a un estancamiento político de meses tras las elecciones.

Representantes especiales de Irán, Paquistán, China y Rusia para asuntos de Afganistán han sostenido este lunes una reunión virtual, durante la cual han discutido los últimos acontecimientos manifestando su apoyo al proceso de paz y reconciliación en el país devastado por la guerra.

En una declaración conjunta, los diplomáticos de estos países han expresado su esperanza de que este importante paso contribuya a acelerar las conversaciones intrafganas como la única forma de garantizar la reconciliación nacional y poner fin a los conflictos duraderos.

Los diplomáticos de los cuatro países han pedido a todos los grupos y partidos en Afganistán que preparen el terreno para la apertura inmediata del diálogo entre los afganos. Se espera que el proceso de paz y reconciliación allane el camino para el regreso de los refugiados afganos a su patria, se lee en el comunicado.

 

También han exhortado a la comunidad internacional a que apoye una repatriación oportuna y respetuosa de los refugiados afganos.

La declaración de los cuatro países se produjo un día después de que el presidente de Afganistán, Ashraf Qani, y el exjefe del Ejecutivo Abdulá Abdulá suscribieran un acuerdo definitivo para poner fin a la dañina crisis política y prolongada disputa en torno al resultado de las elecciones presidenciales de 2019.

En llamadas telefónicas a Qani y Abdulá, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, indicó el domingo que la República Islámica acoge con beneplácito el progreso de reconciliación nacional en Afganistán y les aseguró que Irán está lista para consolidar la unidad entre todos los grupos en este país.

Ashraf Qani venció a Abdulá Abdulá en las elecciones presidenciales de septiembre del año pasado, pero los resultados definitivos se anunciaron en febrero debido a que se interpusieron 16 500 demandas por irregularidades.

Abdulá rechazó los resultados y se proclamó presidente electo. La crisis política afgana empeoró cuando tanto Qani como Abdulá juramentaron por separado en dos ceremonias celebradas a principios de marzo, como los presidentes del país.

Ahora, el pacto alcanzado concede a Abdulá el cargo tácito de “número dos” del Gobierno afgano, como ya lo fuera en su momento. Qani será presidente y Abdulá dirigirá los esfuerzos nacionales de paz con el grupo Talibán, actualmente el mayor problema del país asiático. Además, su partido se hará con varios ministerios.

tmv/lvs/myd/mjs