• Un combatiente de Ansarolá en Saná, capital de Yemen, 1 de agosto de 2019. (Foto: AP)
Publicada: martes, 7 de diciembre de 2021 8:00

Yemen denuncia el aumento de los bombardeos de Arabia Saudí y sus aliados; asegura que no permitirá que los agresores gocen de impunidad.

“Los crímenes de los enemigos no quedarán impunes y los miembros de la coalición de la agresión pagarán un alto precio por sus actos”, alertó el lunes Abdul-Malik al-Hayri, miembro del equipo negociador del Gobierno de Salvación Nacional de Yemen, según recoge la cadena local Al-Masirah.

Para Al-Hayri, la intensificación de las agresiones saudíes contra los civiles yemeníes “es una prueba clara de su derrota militar” frente al Ejército y los comités populares de Yemen en el campo de batalla.

El funcionario yemení dejó claro que el país solo dependerá de sus Fuerzas Armadas para tomar represalia de los agresores, pues “no cuenta con [el apoyo de] las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad, ni con la comunidad internacional” al respecto.

 

Arabia Saudí y sus aliados han arreciado su agresión contra la nación yemení y, solo en los últimos cinco días, lanzaron 130 bombardeos que dejaron al menos 50 víctimas.

Además de Saná (la capital), las provincias de Taiz, Saada, Marib, Al-Hudayda, han sido blanco de los continuos bombardeos de Arabia Saudí; en esas dos últimas, el Gobierno yemení y las fuerzas leales a Arabia Saudí, mantienen intensos enfrentamientos.

En respuesta a los crímenes de los agresores, las Fuerzas Armadas yemeníes han llevado a cabo operaciones a gran escala dentro del territorio saudí, así como contra los mercenarios saudíes.

La agresión contra Yemen ha provocado la mayor crisis humanitaria del mundo y se ha cobrado cientos de miles de víctimas directas o indirectas.

Las autoridades yemeníes celebran el que Riad, pese a contar con un vasto apoyo a nivel internacional, no haya logrado ninguno de sus objetivos agresivos y siniestros en Yemen, gracias a la resistencia del pueblo de este país.

tqi/fmk