• El lanzamiento de un misil balístico por el Ejército de Yemen contra el suelo saudí.
Publicada: miércoles, 1 de diciembre de 2021 16:14

Yemen ha estado convencido de la derrota de la llamada coalición saudí desde el primer día de su agresión, ha afirmado el Comité Supremo Revolucionario yemení.

Mediante un mensaje emitido el martes en Twitter, el presidente del Comité Supremo Revolucionario yemen, Mohamad Abdul Salam, puso de relieve que, desde el primer día en que hace casi siete años, la coalición, liderada por Arabia Saudí, inició su agresión, Yemen había advertido sobre el verdadero futuro de estas fuerzas agresoras, pese a que han recurrido a todas las herramientas posibles para “lograr sus propios intereses”.

Gracias a Dios, estuvimos seguros desde el primer día de que la [coalición saudí de] agresión estaba condenada al fracaso, y le dijimos a nuestro pueblo yemení que la [coalición de] agresión es simplemente malvada”, subrayó Abdul Salam, para luego resaltar que durante estos años el interés de Saná no se ha tratado de “aplaudir” la injerencia externa, sino enfrentarla.

De esta forma, el también portavoz del movimiento popular yemení Ansarolá reaccionó a la declaración del gobierno dimitido del expresidente fugitivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, en la cual reconoció que la opción militar en Yemen había terminado en un “callejón sin salida” y que ya estaba a punto de fracasar.

 

En este sentido, Abdul Salam explicó que el Gobierno de Salvación Nacional, sabiendo que era necesario enfrentar el asedio para evitar que el país cayera bajo la eterna “tutela extranjera”, extendió la mano a las fuerzas agresoras para un diálogo y les invitó secreta y públicamente a llegar a un consenso sobre la base de  “Yemen para todos”, puntualizó.

No obstante, [las fuerzas de la coalición saudí] se mantuvieron sordas y abrieron los puñales del odio contra la nación yemení e insistieron solo en la guerra”, lamentó.

El martes, Ahmad Abid bin Daqar, presidente del consejo asesor yemení afiliado al fugitivo mandatario, confesó que la guerra lanzada por la coalición saudí-estadounidense en Yemen estaba a punto de fracasar y pidió a todas las partes el “cese inmediato” de la contienda.

Sus declaraciones se produjeron luego del reciente aumento de los ataques de represalia del Ejército yemení contra los objetivos militares y vitales de Arabia Saudí y sus aliados, que emprendieron en 2015 una agresión sangrienta contra el país más pobre del mundo árabe.

sar/ncl/hnb