• El presidente del Comité Supremo Revolucionario yemení, Muhamad Ali al-Houthi.
Publicada: viernes, 11 de junio de 2021 17:37

Un alto cargo del movimiento popular Ansarolá remarca que EE.UU. con su nueva tanda de sanciones ha priorizado la vía bélica sobre cualquier otra opción en Yemen.

“Estados Unidos prioriza la opción de la guerra en Yemen al mismo tiempo que pretende apoyar la paz. La imposición de sanciones con el pretexto de garantizar la paz representa un obstáculo para esta última vía”, ha escrito este viernes el presidente del Comité Supremo Revolucionario yemení, Muhamad Ali al-​Houthi, en su cuenta de Twitter.

Al-​Houthi ha subrayado que las medidas punitivas de EE.UU. contra el sector privado yemení que se suman al bloqueo financiero impuesto al banco central del país árabe se enmarcan dentro de un complot sistemático destinado a asfixiar la economía de Yemen.

Es más, ha agregado que estas restricciones económicas que van a la par con los brutales ataques aéreos de la coalición, liderada por Arabia Saudí, que provocan, a su vez, una hambruna entre la población yemení, son prácticas ilícitas que en su conjunto se han proyectado para poner contra las cuerdas a la economía del país.

 

El jueves, el Departamento de Tesoro de EE.UU. impuso una serie de medidas coercitivas contra varias personas y entidades involucradas en una red internacional que proporciona supuestamente fondos a los combatientes de Ansarolá en Yemen.

En total, la maquinaria punitiva estadounidense sancionó a once personas, empresas y embarcaciones que “desempeñan un papel clave en esta red”. Los sancionados son dos yemeníes, dos sirios, un emiratí, un somalí y un ciudadano indio, así como entidades con sede en Dubái (Emiratos Árabes Unidos) Estambul (Turquía) y Saná, la capital de Yemen.

Esta coyuntura se da, mientras Washington desempeña un papel clave en la agresión saudí contra el pueblo asediado de Yemen que ha dejado tras de sí un saldo de cientos de miles de civiles yemeníes, incluidos mujeres y niños, muertos y millones más en situación de pobreza extrema.

De hecho, el bloqueo marítimo, aéreo y terrestre que Arabia Saudí mantiene contra Yemen desde marzo de 2015 —cuando comenzó la campaña de agresión de Riad y sus aliados contra este país— ha dificultado en gran medida la importación de alimentos, equipos médicos, etc... a esta nación árabe que se va empeorar aún más con las nuevas sanciones de Estados Unidos.

krd/mkh/tqi