• Fachada del edificio del Departamento del Tesoro de EE.UU. en Washington, 30 de agosto de 2020. (Foto: Reuters)
Publicada: jueves, 10 de junio de 2021 21:27

Estados Unidos impone nuevas sanciones a entidades vinculadas con el movimiento popular Ansarolá, sin mencionar el papel de Washington en la guerra contra Yemen.

En un comunicado emitido el jueves, el Departamento del Tesoro estadounidense explica que las sanciones están dirigidas contra una red que genera decenas de millones de dólares de los que una parte significativa se dirige a través de una compleja red de intermediarios y casas de cambio en varios países a los hutíes.

Entre los sancionados figuran dos yemeníes, dos sirios, un emiratí, un somalí y un indio, así como entidades con sede en Emiratos Árabes Unidos, Turquía y Yemen, que según Washington están controladas por Ansarolá, un movimiento popular yemení que lidera una campaña de resistencia contra la agresión encabezada por Arabia Saudí contra Yemen.

El apoyo financiero de esta red permite los ataques de Ansarolá (…) contra Arabia Saudí. Estos ataques socavan los esfuerzos para poner fin al conflicto”, ha alegado la directora de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de los Estados Unidos, Andrea M. Gacki.

 

 

Sin embargo, la declaración del Tesoro no mencionó el papel de Estados Unidos en la guerra de agresión contra el pueblo de Yemen, que ha dejado cientos de miles de civiles muertos, incluidos mujeres y niños, y millones más de empobrecidos.

Las autoridades yemeníes aseguran que la guerra que inició Arabia Saudí contra Yemen en marzo de 2015 solo se acabará cuando EE.UU., Israel, el Reino Unido y Francia dejan de apoyar a Riad.

A pesar de que, según la Organización de Naciones Unidas (ONU), las agresiones de la llamada coalición liderada por Arabia Saudí contra Yemen han convertido este país en un “infierno”, la coalición saudí continúa su brutal agresión con el apoyo del Occidente.

Mientras tanto, las operaciones aéreas de las Fuerzas Armadas de Yemen, respaldadas por los combatientes del movimiento popular Ansarolá, contra los objetivos estratégicos, situados en el territorio saudí, aumentan a un ritmo vertiginoso y el impacto mediático que provocan irritan a las autoridades de Riad.  

mep/ncl/mkh