• Avión no tripulado Samad-3 del Ejército yemení, presentado en una exhibición militar en Saná, la capital.
Publicada: martes, 8 de septiembre de 2020 9:01

En otra ofensiva de represalia, las fuerzas yemeníes han bombardeado con varios drones el aeropuerto de Abha, ubicado en el suroeste de Arabia Saudí.

Conforme anunció el portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, el general de brigada Yahya Sari, el Ejército y el movimiento popular Ansarolá realizaron la madrugada de este martes (hora local) múltiples ataques con aeronaves no tripuladas (drones), modelo Samad-3, de fabricación nacional, contra el aeropuerto internacional de Abha, ubicado en la provincia suroccidental saudí de Asir.

Las Fuerzas Aéreas llevaron a cabo un ataque contra el aeropuerto internacional de Abha con varios drones Samad-3, y el impacto fue preciso”, indicó el general Sari, a través de un mensaje difundido en su cuenta en la red social Twitter.

Además, prosiguió, los ataques provocaron la interrupción, durante varias horas, del tráfico aéreo en el aeródromo saudí. Entretanto, recordó que tales ofensivas se producen en respuesta a las continuas agresiones de Riad y sus aliados contra Yemen.

 

Por otro lado, el funcionario yemení advirtió que el Ejército y Ansarolá de Yemen continuarán sus operaciones de represalia contra el territorio saudí si Riad no pone fin a la agresión y el asedio al país más pobre del mundo árabe.

Se trata de la segunda ofensiva lanzada por el Ejército yemení contra blancos militares en Arabia Saudí en menos de 48 horas, pues Yemen llevó a cabo el domingo otro ataque masivo contra el aeropuerto internacional de Abha con varios drones, de los cuales solo uno ha sido interceptado por Riad.

Las propias autoridades saudíes ya han reconocido la incapacidad de los sistemas de defensa antimisiles Patriot, de fabricación estadounidense, para responder a los ataques yemeníes.

Últimamente, las fuerzas yemeníes han aumentado su poderío militar y avanzado en las localidades controladas por los mercenarios pagados por Riad dentro de Yemen, una situación que ha puesto a Arabia Saudí en un estado de debilidad y ansiedad debido a su posible retirada de Yemen y sin poder materializar sus objetivos, según recalcan distintos analistas.

fmk/rha/myd/mjs