• Yemen mata con misiles y drones a 1500 tropas pro-saudíes
Publicada: viernes, 31 de enero de 2020 19:21
Actualizada: sábado, 1 de febrero de 2020 4:07

Yemen ofrece detalles de sus últimas operaciones con misiles y drones contra objetivos saudíes, en las que murieron 1500 fuerzas enemigas.

El portavoz del Ejército yemení, Yahya Sari, ha ofrecido este viernes detalles sobre la reciente operación contra la llamada ‘coalición’ agresora de Arabia Saudí, en el marco de la cual, las fuerzas yemeníes, respaldadas por los combatientes del movimiento popular Ansarolá, lograron frustrar un complot urdido por los agresores contra la capitalina Saná.

Conforme ha anunciado Sari, el Ejército yemení lanzó 21 ataques con misiles y 41 con drones, entre 25 y 30 de enero, contra aeropuertos de las ciudades saudíes de Jizan y Najran y la base militar Jamis Mushait en el sur del reino árabe, así como instalaciones pertenecientes al gigante petrolero saudí Aramco. Hasta el momento, Arabia Saudí no ha hecho comentarios al respecto.

Sari ha señalado que, en los últimos días, la región de Nehem, en el este de la provincia de Saná, ha sido escenario de duros choques entre el Ejército de Yemen y las fuerzas leales al fugitivo expresidente yemení, respaldado por Arabia Saudí, Abdu Rabu Mansur Hadi.

Arabia Saudí trató de dar una cobertura aérea a sus tropas terrestres, “lanzando 250 ataques” contra las fuerzas yemeníes, pero que no consiguió su objetivo gracias a los sistemas antiaéreos Fater 1.

 

“Nuestros sistemas antiaéreos realizaron más de 25 operaciones e hicieron que los aviones de guerra del enemigo abandonaran la zona”, ha agregado.

En esta operación, ha proseguido el vocero militar yemení, el Ejército logró liberar 2500 kilómetros cuadrados en las provincias de Marib (centro) y Al-Yauf (norte), además de dejar un total de 3500 muertos, heridos o capturados entre las fuerzas del enemigo. La cifra en concreto incluye 1500 muertos y 1800 heridos.

Sari ha asegurado que la operación se ha producido en respuesta a los ataques aéreos llevados a cabo desde 2015 por Riad y sus aliados en Yemen, los cuales han causado decenas de miles de muertos, en su mayoría civiles.

En septiembre pasado, Yemen lanzó certeros ataques con drones contra instalaciones vitales de la compañía petrolera saudí Aramco, provocando una gran destrucción, poniendo de manifiesto su elevada capacidad militar.

Advirtiendo de las consecuencias de la continuación de la guerra, Yemen dijo más tarde que dejará de atacar a Arabia Saudí, si esta hace lo mismo.

No obstante, tras seguir Riad su campaña de agresión, Ansarolá llegó en diciembre a amenazar con lanzar ataques más duros que Aramco.

tqi/rha/mnz/mjs