• Un niño yemení recibe tratamiento para el cólera en un hospital del distrito de JoJa, en la provincia occidental de Al-Hudayda, 18 de abril de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 24 de abril de 2019 10:14

La agresión de Arabia Saudí y sus aliados a Yemen ha hecho retroceder hasta 21 años el desarrollo humano en este país árabe, advierte la ONU.

“El desarrollo humano no solo ha sido interrumpido (en Yemen), sino que se ha revertido”, afirmó Auke Lootsma, la representante del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Yemen en un informe publicado el martes.

La advertencia de esta funcionaria de la ONU deja claro que la agresión saudí contra Yemen ha revertido el desarrollo humano en 21 años, y que si la guerra terminara en 2022, los avances se habrán retrasado 26 años más.

“Incluso si mañana hubiera paz, podría llevar décadas a Yemen regresar a los niveles de desarrollo anteriores al conflicto. Esta es una gran pérdida para la gente de Yemen”, recogió el texto de PNUD.

El desarrollo humano no solo ha sido interrumpido (en Yemen), sino que se ha revertido (en 21 años)”, afirmó Auke Lootsma, la representante del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Yemen, en alusión a la guerra que lleva liderando desde 2015 Arabia Saudí contra Yemen.

 

El estudio también proyecta que si la contienda persistiera hasta 2030, ese contratiempo de desarrollo humano mencionado para Yemen se extendería llegando a cuatro décadas.

Es más, el PNUD estima que si la guerra continúa para 2030, el 71 por ciento de la población vivirá en una situación de extrema pobreza y el 84 por ciento sufrirá desnutrición.

Además, Lootsma destacó en su escrito de que las muertes indirectas causadas por la falta de acceso a alimentos, atención médica y servicios de infraestructura serán hasta cinco veces mayor que las directas, si el referido ataque saudí prosiguiera 11 años más.

La organización subrayó también que los impactos a largo plazo hacen que el conflicto de Yemen se encuentre entre uno de los más destructivos desde la Guerra Fría y, al mismo tiempo, auguró que si este deterioro de la situación va en aumento significativamente podría provocar una mayor desestabilización en la región.

La crisis humanitaria en el país más pobre del mundo árabe sigue agravándose, debido a los incesantes ataques aéreos de Arabia Saudí y sus aliados en Yemen desde marzo de 2015 y el bloqueo injusto de Riad contra el pueblo afectado por la guerra. Al respecto, Amnistía internacional (AI) denuncia que los bombardeos saudíes parecen apuntar deliberadamente los sistemas de salud y de agua en Yemen para propagar el cólera entre la población.

krd/ktg/mkh

Comentarios