• Una marcha multitudinaria de yemeníes en Saná (capital) en apoyo a Ansarolá
Publicada: jueves, 26 de marzo de 2015 16:26
Actualizada: jueves, 26 de marzo de 2015 17:24

Centenares de miles de personas han salido este jueves a las calles de Saná, capital de Yemen, para reiterar su rechazo a la invasión saudí a su país y mostrar su apoyo total al movimiento popular Ansarolá.

Ustedes (los yemeníes) ya probaron que no le tienen miedo a nadie más que a Dios (…) nos lamentamos por los ataques lanzados por la coalición de diez países árabes, advertimos a nuestros hermanos sudaneses y egipcios de que lucharemos contra quienes nos ataquen, pese a que no estamos interesados en luchar contra nadie, más que los enemigos, es decir Israel y EE.UU.” .

Los enfurecidos han gritado lemas, entre otros, “Muerte a Al Saud”  “Muerte a Estados Unidos e Israel”, “El Islam triunfará”, además de asegurar que convertirán su país en el “cementerio” de los mercenarios e invasores del régimen saudí.

La marcha fue convocada por Ansarolá, después de que los aviones de guerra de Arabia Saudí lanzaran en las primeras horas de este jueves ataques en Saná y otras localidades yemeníes.

Uno de los dirigentes del movimiento que ofreció un discurso en la marcha, Jaled al-Madani, ha llamado al pueblo yemení a alzarse en armas y prepararse para una guerra contra la agresión extranjera.

Asimismo, en un mensaje dirigido a las autoridades saudíes, ha destacado la firmeza de los yemeníes en defender la dignidad del país árabe, para luego asegurar que “no dejarán que las fuerzas mercenarias pisoteen esta dignidad”.

“Ustedes (los yemeníes) ya probaron que no le tienen miedo a nadie más que a Dios (…) nos lamentamos por los ataques lanzados por la coalición de diez países árabes, advertimos a nuestros hermanos sudaneses y egipcios de que lucharemos contra quienes nos ataquen, pese a que no estamos interesados en luchar contra nadie, más que los enemigos, es decir Israel y EE.UU.” sostiene.

Por otro lado, ha condenado que Riad haya conseguido con su dinero el apoyo de varios países árabes a esta medida, que ha violado la soberanía de Yemen.

La intervención militar árabe ha sido condenada por varios países, entre ellos Irán, China, Rusia, Siria, Irak y Argelia, que se muestran preocupados por las consecuencias que tendría una guerra contra Yemen.

Tras los bombardeos, que ha dejado hasta el momento unos 25 muertos, en su mayoría niños y mujeres, los funcionarios de Ansarolá han advertido de una guerra global si Riad no detiene sus ataques.

mjs/ktg/kaa