• Fuerzas kurdas y estadounidenses desplegadas en una región en el norte de Siria.
Publicada: jueves, 20 de diciembre de 2018 17:19

Un legislador sirio atribuye la decisión de EE.UU. de retirarse de Siria a la resistencia y firmeza mostradas por el pueblo y el Gobierno del país árabe.

“La decisión de Washington de replegar sus tropas de Siria no fue resultado de un acuerdo o negociaciones entre Siria y Estados Unidos o Europa, sino que se debió a la firmeza del pueblo y el Gobierno sirios”, comentó el miércoles el secretario de la Asamblea Popular de Siria, Jaled al-Aboud.

En declaraciones hechas en una entrevista con la agencia oficial rusa Sputnik árabe, Al-Aboud señaló que Washington “ha sufrido una gran derrota a nivel regional, en especial en Siria, por eso ha comenzado a cambiar sus posturas de manera realista y objetiva”.

Además, agregó, la perseverancia del Gobierno de Damasco y su capacidad para levantar alianzas regionales e internacionales, los sacrificios realizados por los ciudadanos y el sabio liderazgo del presidente Bashar al-Asad, contribuyeron a frustrar los planes malignos contra Siria.

La decisión de Washington de replegar sus tropas de Siria no fue resultado de un acuerdo o negociaciones entre Siria y Estados Unidos o Europa, sino que se debió a la firmeza del pueblo y el Gobierno sirios”, comentó el secretario de la Asamblea Popular de Siria, Jaled al-Aboud.

 

A su juicio, todas las apuestas de Washington sobre Siria fracasaron. “Tampoco pudo encontrar mecanismos adecuados para influir en las decisiones del Gobierno sirio y sus aliados”, prosiguió.

Para el alto diputado, Siria es ahora la clave para la estabilidad de la región de Oriente Medio.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha justificado la decisión anunciada el miércoles de retirar, de manera inmediata de Siria a más de 2000 soldados que tiene estacionados ilegalmente en Siria, afirmando que su país ya ha derrotado al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe). Además, recalca que su país no es policía de “Oriente Medio”.

Sin embargo, el mandatario republicano ha enfrentado una intensa oposición interna a su inesperado anuncio por parte de ciertos congresistas, que tachan la medida de una “victoria” para Irán y el presidente Al-Asad, entre otros adversarios de Washington.

mjs/ktg/ftn/hnb

Comentarios