• Cazabombarderos F-35B Lightning II desplegados sobre el buque de asalto anfibio estadounidense USS Essex (LHD-2).
Publicada: viernes, 14 de septiembre de 2018 16:00

EE.UU. podría hacer uso de sus cazabombarderos F-35 Lightning II desplegados en el Golfo Pérsico para atacar a las tropas sirias, advierte un analista militar.

En caso de “provocación” por parte de Siria y Rusia, Washington usaría los aviones de guerra F-35B —versión capaz de aterrizaje y despegue vertical— que mantiene a bordo del buque de asalto anfibio USS Essex (LHD-2) para llevar a cabo ataques en el territorio sirio, considera el especialista Alex Lockie en un artículo publicado el jueves en la página web estadounidense Business Insider.

En la actualidad, EE.UU. tiene varias unidades de estos cazabombarderos de su 13.ª Unidad Expedicionaria de Marines (MEU, por sus siglas en inglés) desplegadas en el USS Essex, que se encuentra en el Golfo Pérsico, donde opera la Quinta Flota norteamericana.

La citada flotilla, supeditada al Mando Central de EE.UU. (Centcom, por su acrónimo en inglés), es responsable de las fuerzas navales estadounidenses desplegadas en el Golfo Pérsico, el mar Rojo, partes del océano Índico y la costa oriental africana, de Kenia hacia el norte.

 

A falta de buques de guerra y portaviones estadounidenses en el mar Mediterráneo, asegura Lockie, el punto desde donde EE.UU. atacaría Siria sería el mencionado buque de guerra, si llega a producirse una situación en la que las autoridades militares norteamericanas deciden bombardear objetivos del Gobierno de Damasco y, posiblemente, a las tropas rusas presentes en territorio sirio.

Además, el analista recuerda que el USS Essex llegó a la región después de advertencias de Rusia de que tomaría represalias contra las fuerzas estadounidenses desplegadas en el sur de Siria si Washington decide atacar a objetivos de las fuerzas sirias y rusas en el país árabe, por lo que es casi seguro que en caso de confrontación militar los F-35B se usarán como plataformas de ataque.

Ante la posibilidad de una operación siria en la provincia noroccidental de Idlib, último bastión de los llamados “rebeldes moderados” en Siria, han aumentado las tensiones entre Rusia y Estados Unidos: Washington advierte de que atacará a Siria con gran potencia si se produce un ataque químico, mientras que Moscú denuncia complots occidentales para orquestar un ataque químico “falso” y amenaza con responder a EE.UU. si este ataca Siria.

hgn/mla/mjs/hnb

Comentarios