• El primer ministro sirio, Wael al-Halqi
Publicada: miércoles, 17 de junio de 2015 23:59

El primer ministro de Siria denunció el miércoles el apoyo que llega desde EE.UU., el régimen de Israel y Turquía a los grupos extremistas que operan en su país.

Estados Unidos, Israel y Turquía, junto a varios regímenes árabes que ejecutan las políticas occidentales en la región, apoyan armamentística y financieramente a los terroristas en Siria e Irak”, criticó el primer ministro sirio, Wael al-Halqi.

Estados Unidos, Israel y Turquía, junto a varios regímenes árabes que ejecutan las políticas occidentales en la región, apoyan armamentística y financieramente a los terroristas en Siria e Irak”, denuncia el primer ministro sirio.

Durante su encuentro en Damasco, capital siria, con el ministro iraquí de Recursos Hídricos, Mohsen al-Shammari, Al-Halqi denunció las "ambiciones neo-otomanas" del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien busca imponer su dominio económico a los países vecinos alimentando el caos y la inestabilidad.

En este sentido, recalcó que Siria e Irak “necesitan buscar nuevas estrategias para proteger su estabilidad en aras de una región más segura”.

El premier sirio, Wael al-Halqi, durante una reunión con el ministro iraquí de Recursos Hídricos, Mohsen al-Shammari.

 

Tras asegurar que Siria e Irak triunfarán en la lucha antiterrorista, el premier sirio destacó las relaciones fraternas entre ambos países y llamó a aumentar “las cooperaciones bilaterales en ámbitos políticos, económicos y comerciales”.

Por su parte, el funcionario iraquí trasladó el mensaje del primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, quien insiste en fortalecer la coordinación militar y de seguridad entre Bagdad y Damasco, ya que ambos se encuentran en la "misma trinchera contra el mismo terrorismo".

Terroristas tras la toma de la ciudad siria de Idlib el pasado marzo.

 

La prensa turca ha divulgado que el Gobierno de Ankara desde el inicio de la crisis en Siria, en 2011, brinda apoyos armamentísticos y logísticos a los grupos extremistas con el fin de allanar el camino para el derrocamiento del presidente sirio, Bashar al-Asad, al que se opone firmemente.

Damasco en reiteradas ocasiones ha denunciado el apoyo de Turquía y el régimen israelí a los takfiríes. El presidente Al-Asad tildó de “carnicero” a su homólogo turco, pues, a su juicio, es responsable de gran parte de la masacre que se está perpetrando en su país.

Según cifras el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), la violencia provocada por los grupos terroristas ha provocado desde el 2011 la muerte de 230.000 personas en Siria.

mjs/ncl/rba

Comentarios