• El presidente sirio, Bashar al-Asad, se encuentra entre los soldados sirios en la provincia de Homs (oeste).
Publicada: viernes, 7 de abril de 2017 14:55

La Oficina de la Presidencia de Siria califica el bombardeo de EE.UU. contra su territorio como un acto imprudente e irresponsable.

“En una agresión injusta y arrogante, Estados Unidos atacó este viernes la base aérea de Al-Shairat en Homs”, denuncia la Oficina de la Presidencia siria a través de un comunicado, en el cual resalta que el ataque estadounidense con misiles de crucero sólo refleja una miopía, un horizonte estrecho y una ceguera política-militar ante la realidad.

Asimismo, hace hincapié en que “este acto vergonzoso” ha aumentado la determinación de Siria en su lucha contra el terrorismo en cualquier parte del país.

En una agresión injusta y arrogante, Estados Unidos atacó este viernes la base aérea de Al-Shairat en Homs”, dice la Oficina de la Presidencia siria.

Añade que el bombardeo de EE.UU. contra el suelo sirio pone en evidencia, sin lugar a dudas y una vez más, la realidad de todo lo que ha denunciado y sigue denunciando el Gobierno del presidente Bashar al-Asad. “Las administraciones de este régimen (EE.UU.) se cambian pero sus profundas políticas siguen iguales, unas políticas que tratan de someter a todos los pueblos y dominar el mundo”, reza en el texto.

Si Washington piensa que con este ataque ha apoyado a las bandas y las organizaciones terroristas que actúan en suelo sirio, ha de saber que Damasco confirma que esta agresión ha elevado la voluntad de Siria para seguir golpeando con más fuerza a los terroristas y aumentar el ritmo de trabajo para acabar dondequiera que se encuentren en Siria, ha reiterado la Presidencia siria.

De acuerdo con algunos informes, los oficiales sirios de alto rango fueron evacuados de la base antes de que EE.UU. la atacara con al menos 59 misiles de crucero bajo el argumento, sin pruebas fehacientes, de que Damasco utiliza armas químicas contra los civiles sirios. Damasco rechaza tales acusaciones.

Los llamados “rebeldes”, considerados como terroristas por Damasco, han aplaudido el bombardeo estadounidense y piden medidas adicionales. “Golpear una base aérea no es suficiente, hay 26 bases aéreas (…)”, ha afirmado Mohamad Alush, una de las figuras clave de la oposición armada siria.

Irán y Rusia, dos aliados de Siria, han condenado tajantemente la agresión estadounidense al territorio sirio. Moscú ha instalado un radar terrestre sobre una gran área de la región norteña de Siria con el fin de detectar futuras amenazas.

Rusia también ha anunciado la suspensión de un acuerdo con Estados Unidos para impedir colisiones aéreas en el suelo sirio.

alg/ncl/tmv/hnb

Comentarios