• Una imagen representativa sobre los trastornos del sueño.
Publicada: jueves, 22 de febrero de 2018 17:23

Las neuronas que rigen los relojes circadianos son sorprendentemente similares entre los humanos y las moscas, así dice una investigación que ha hecho un descubrimiento en moscas de la fruta, lo cual puede enseñarnos un poco más sobre nuestros propios ciclos de sueño.

Utilizando las moscas de la fruta, los investigadores de la Universidad de Michigan (UM) en EE.UU., mostraron cómo las neuronas del reloj circadiano usan termoreceptores para monitorear constantemente la temperatura de su entorno y que incluso los cambios leves en la temperatura tienen efectos fisiológicos en las neuronas del reloj biológico que controlan el tiempo del sueño.

Este descubrimiento publicado el miércoles en la revista Nature, ayudará a los investigadores a comprender cómo usan las neuronas la temperatura ambiental además de la luz para regular el tiempo del sueño en los mamíferos, incluidos los humanos.

El primer autor del estudio, Swathi Yadlapalli, investigador postdoctoral en el Departamento de Biología Molecular, Celular y del Desarrollo de la UM, aseveró que al entenderse bien los detalles sobre “cómo la temperatura es capaz de ajustar el reloj circadiano”, ahora los investigadores analizan el hecho de que “cómo estos dos estímulos se procesan e integran en el sistema de reloj y cómo esto tiene efectos en nuestro comportamiento del sueño y en otros procesos fisiológicos”.

 

Los relojes circadianos son mecanismos bioquímicos que permiten a los seres vivos organizar su sueño y despertarse durante el ciclo de 24 horas del día. Los investigadores saben que los relojes circadianos en los mamíferos controlan la temperatura interna del cuerpo para conducir los patrones de sueño, dice otro investigador principal de este trabajo, Orie Shafer, también de la UM.

tmv/ktg/msm/hnb

Comentarios