• El canciller ruso, Serguei Lavrov.
Publicada: miércoles, 25 de noviembre de 2015 11:37
Actualizada: miércoles, 25 de noviembre de 2015 23:40

El derribo del caza ruso por parte de Turquía parece una provocación planeada, ha afirmado este miércoles el canciller ruso, Serguei Lavrov.

"Tenemos serias dudas de que se trate de un acto espontáneo, se parece mucho a una provocación planificada", ha dicho el canciller ruso tras mantener una conversación telefónica con su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, durante la que los dos jefes diplomáticos han conversado sobre el caza ruso atacado por Turquía.

Tenemos serias dudas de que se trate de un acto espontáneo, se parece mucho a una provocación planificada", ha dicho el canciller ruso, Serguei Lavrov.

También ha afirmado Lavrov que Rusia revisará de forma seria sus relaciones con Turquía tras el incidente del caza Sujoi Su-24 ruso, y posiblemente cambiará su postura hacia el país turco. “Moscú va a reevaluar seriamente su relación bilateral con Ankara”, ha afirmado.

No obstante, el ministro de Asuntos Exteriores ruso ha reconocido que pese al mencionado incidente, Moscú no planea “hacerle la guerra” a Turquía y ha asegurado que la actitud de Rusia hacia el pueblo turco “no ha cambiado”.

Caza Sujoi Su-24 de la aviación rusa derribado cerca de frontera sirio-turca, tras ser atacado por un caza F-16 del Ejército turco, 24 de noviembre de 2015.

 

Lavrov ha denunciado además que los terroristas usan el territorio turco para llevar a cabo ataques contra países terceros, y ha señalado el hecho de que el derribo del Su-24 ruso ocurrió tras atacar este instalaciones petroleras controladas por el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

Por su parte, el canciller turco ha expresado sus condolencias por el derribo del caza ruso y ha alegado que Turquía no sabía que el Su-24 atacado por la Fuerza Aérea turca pertenecía a la Aviación de Rusia.

El martes, cazas F-16 Fighting Falcon turcos derribaron un Sujoi Su-24 ruso que, según Ankara, se había adentrado en el espacio aéreo de Turquía, versión de los hechos rechazada por Rusia.

Los dos pilotos se eyectaron de la aeronave rusa y trataron de salvar sus vidas, a la vez que recibían fuego de ametralladoras de grupos armados desde tierra. Uno de ellos perdió la vida, mientras que el otro fue rescatado por una operación de rescate conjunta del Ejército sirio y soldados rusos.

Uno de los pilotos rusos del Sujoi derribado desciende en paracaídas, 24 de noviembre de 2015.

 

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha descrito el derribo del avión militar ruso diciendo que fue “como si los cómplices del terrorismo nos hubieran apuñalado por la espalda”, y ha ordenado el despliegue de baterías antiaéreas S-400 en el territorio sirio para proteger sus aviones de guerra.

hgn/mla/mrk

Comentarios